01 julio 2013

Beneficios de crecer con animales





El otro día me topé por casualidad con un artículo de Pedigree muy interesante sobre los beneficios de crecer y tener una mascota en la familia. Este artículo decía que hay estudios que demuestran que los niños que crecen con animales tiene mejor sistema inmunitario, mayores destrezas sociales y son más populares con sus iguales.
Además aprenden habilidades de cuidado y crianza, muestran más empatía y capacidad de cuidado, evidenciándose que los propietarios de animales pueden desarrollar una mayor y más efectiva comunicación no verbal. 
Es decir, que los animales les y nos ayudan a mejorar nuestras capacidades sociales. En  el caso de Amanda podría decir que es real, si bien es cierto que ella nació ya en una familia con perro y no se como habría sido de no estar él. 


Pero, dado que este estudio viene de una empresa que vive de las mascotas, me decidí a seguir indagando en busca de algún estudio independiente.

En el blog designtaxi.com/news/357930/Infographic-The-Benefits-Of-Owning-A-Dog/ encontré esta preciosa infografía ( en él podéis verla ampliada) que habla de los 38 beneficios de tener un perro. 

  




Pero sin duda el artículo más  interesante es el de CBS News que habla de  que los bebés con perros son menos propensos a desarrollar constipados y enfermedades de oído cuando son niños.


Este artículo se apoya en un estudio finlandés publicado en la revista Pediatrics, realizado en familias con mascotas (principalmente perros aunque también gatos); se estudiaron 397 niños desde antes de nacer hasta que alcanzaron el año de edad a través de cuestionarios semanales a los padres.
Aunque las enfermedades respiratorias y constipados son comunes en los bebés, el estudio determinó que aquellos que tuvieron contacto temprano con perros o gatos estuvieron notablemente más sanos durante la investigación que los que no y tuvieron un 30% menos de probabilidades de sufrir tos, infección de oídos y síntomas tales como congestión, secreción nasal y estornudos. 
Dado que un mayor contacto con perros en general mejoró la salud de los niños, los investigadores determinaron que un contacto temprano con animales ayuda a madurar al sistema inmunitario durante la infancia, previniendo mejor las enfermedades.
Dado que el mayor efecto protector se observó en aquellos niños cuyos perros pasan mucho tiempo al aire libre, los investigadores creen que una parte de los beneficios se deben a la propia suciedad que los perros llevan a casa. 
Determinante uno de los comentarios finales; el sistema inmune es muy complicado y no debemos correr a comprar un perro por estos beneficios sin desearlo o sentirse mal por no tenerlo. Un perro debe tenerse porque se desea, sin más. 



De nuevo, no puedo decir si mi hija se ha beneficiado o no de esto; aunque es una niña muy muy sana, no tiene alergias ni dermatitis... supongo que también influye que no ha acudido nunca a una escuela infantil "normal", ha tomado lactancia materna hasta los 21 meses y ha estado (y está) en contacto continúo con la naturaleza y el exterior. 
Pero me parece fundamental este estudio para aquellos padres preocupados porque precisamente la presencia de un perro, la suciedad...pueda influir negativamente en un bebé, pues se ha demostrado que no es así. 

Por último decir que un perro, como un gato,  aportan mucho pero es un ser vivo, requiere atención, alimentación, ejercicio, compañía, educación, cuidado y cariño. Es un compromiso de por vida (para mi hay muy muy pocas razones para "devolver" a un perro) así que, como todos los compromisos que llevan un parasiempre, hay que pensarlo de verdad...y si está decidido, adoptar. 

El otro día un amiguito preguntó a Amanda donde estaba su hermano, y ella dijo "yo no tengo hermano, yo tengo un butchete" ( nuestro perro se llama Butch) .