28 junio 2018

10 Planes veraniegos low cost para hacer con niños en la Comunidad de Madrid

Empieza el verano. 
Como siempre, pasamos del frío al calor sofocante; cogemos con ganas la piscina, pensamos en las vacaciones, nos refugiamos en cafeterías y centros comerciales, y así semana tras semana, hasta que el verano empieza a hacerse muuuy largo si tienes niños en casa.
Da igual que vayan a campamento de verano, da igual tener piscina en la urbanización...llega un momento en que apetece hacer "otra cosa", pero claro, con 40º grados a la sobre a las seis de la tarde, ¿qué otra cosa se puede hacer?

Pues aquí te dejo varias ideas de las cuales seguro que alguna te apetece hacer, y además, a un coste bajo, porque no todo el ocio tiene que suponer gastar y gastar.

En frente de la estación de Atocha, en un precioso edificio que nos recuerda a un templo griego (incluyendo la cabeza de Minerva en el frontón), se construyo ex profeso este edificio como un templo para la ciencia para albergar este museo.

MNA


Cuenta con tres plantas donde se distribuyen las colecciones por continentes (Asia en la planta cero, África en la 1 y América en la 2), no siendo la colección demasiado extensa. 
En la taquilla podéis pedir un juego de pistas para hacer con los niños; tendréis que ir buscando por las vitrinas los objetos que mencionan, completando acertijos, crucigramas y laberintos que harán mucho más interesante la visita.

Con el juego de pistas, que es una idea genial, se hace la visita muy larga,  porque además obliga a pensar (no es algo excesivamente fácil) así que nosotros optamos por hacer la mitad y volver otra tarde a terminarlo.


Los sábados por la tarde abren hasta las 20:00h y el acceso el gratuito. El resto de días es gratis para menores y cuesta 3 € para adultos.
En el acceso tenéis taquillas de todos los tamaños para no hacer la visita cargados. 
Experiencia totalmente recomendable.


El Arboreo Luis Ceballos pertenece a la Red de Centros de Educación Ambiental de la Comunidad de Madrid. Estos centros, bastante desconocidos, ofrecen actividades medio ambientales gratuitas en sus entornos de referencia durante todo el año, por lo que es muy conveniente pasarse por sus páginas  regularmente.

Arboreto Luis Ceballos 

Este arboreto, además dispone de un Museo Vivo en pleno Monte Abantos, que es ese monte que sirve de fondo al pueblo de el Escorial, y cuenta con más de 250 especies autóctonas de la Península y Baleares, lo que unido con unas vistas espectaculares hace que merezca la pena acercarse hasta allí.
El acceso debe ser a pié, pues la circulación está restringida por toda la pista forestal del Monte (donde además descansan ganado vacuno) o bien con autorización expresa si tenemos una visita guiada, que debe pedirse en el propio arboreto.
En su página disponéis de listados de las plantas que se encuentran, hongos y otras publicaciones de interés, además de un plano para las visitas libres. 



El Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama ha sido el último Parque de la Península en declararse Parque Nacional, lo que le confiere (al fin) una protección especial gracias a sus singulares características. Se distribuye entre dos CCAA y ocupa casi 34.000 Ha  por lo que ofrece mucha diversidad a lo largo de todo el año.
En verano puede ser buen momento para rutas cortas, acceso a áreas recreativas y visita de sus miradores, como por ejemplo el de Robledos, en Rascafría, al ser uno de los miradores principales del Valle del Lozoya, con un buen acceso.  




Seguimos en el PN de la Sierra de Guadarrama, ¡tiene tanto que ofrecer!
En la propia página del parque proponen varias rutas a realizar con niños, pero yo me quedo con la de la Pedriza, un clásico de nuestra infancia que parece que ya no se aprecia como debe.



Entre las recomendaciones a tener en cuenta destaca la de evitar las horas centrales del día; esto es importante porque a menudo al ser la sierra tendemos a pensar que no hace calor. Al ser una ruta corta merece la pena madrugar. Con niños pequeños se recomienda la senda corta de kilómetro y medio, con niños más mayores podemos aventurarnos en la de 4 horas, que es la ruta más larga de todas las propuestas. 

La última propuesta que os dejo de Guadarrama es la apuntaros al Tren de la Naturaleza, que está disponible del 4 de julio al 30 de agosto para el público en general y, salvo el precio de billete de tren, es gratuita. 
Se divide en tres partes: la primera en la estación de Cercanías de Cercedilla, la segunda es un viaje de 40 minutos en el tren que cubre el trayecto Cercedilla-Navacerrada-Los Cotos y por último, la tercera parte, comienza en la estación de destino, realizando un itinerario interpretativo guiado a pie de una longitud aproximada de 2 km y que alcanza una altitud de casi 1900 m.

6.- Arqueólogos por un día.
La Comunidad de Madrid y la ciudad de Alcalá de Henares organizan la actividad en dicha localidad y permite a los niños ser y sentirse arqueólogos.
Se organiza desde julio a septiembre, en días señalados, hay que reservar fecha en la web, es gratuita y comienza a las 10:00h.


Tiene pinta de ser chulísima, ¡nosotras estamos deseando que llegue nuestro día! 
Dentro del gran patrimonio cultural de que disponemos en la Comunidad, está el Valle de los Neandertales, un yacimiento arqueológico que se encuentra a orillas del Embalse de la Pinilla, y donde se realizan visitas guiadas de unas dos horas con punto del Partida en Pinilla del Valle, el pueblo del mismo nombre, situado en dirección Rascafría por la Carretera de Burgos.


Los precios son simbólicos ( 1- 2 €) y es imprescindible hacer reserva previa para la visita.

8.- Visita a Madrid Rio y la "playa urbana" de Madrid.
Me encanta Madrid Rio, me parece una maravilla, no sólo por la restauración del río y el impulso a un barrio castizo, sino por la cantidad de zona verde con multitud de espacios de ocio diverso que tiene además de contar con un itinerario ciclista.
Hay zona de patinaje, tirolinas, césped, zonas infantiles, sus famosos toboganes y además, en verano, la "playa urbana" llena de zonas de agua para jugar bajo el calor del verano madrileño.




9.- Teatros de Títeres de El Retiro.
Si, El Retiro es un clásico que todos conocemos y que no puede faltar, pero dentro de él se organizan diversas actividades con las que quizá merezca la pena programarse.
Los teatros de títeres son una buena e interesante opción para todos los públicos y el festival de verano, al abarcar los sábados y domingos, a última hora de la tarde, desde el próximo 30 de junio hasta septiembre, nos da opción a acudir a alguna de las 25 propuestas diferentes.



El teatro de títeres se encuentra muy cerca de la entrada desde la Calle Alcalá (puerta de Alcalá), lo que permite acercarse después al embarcadero, otro de mis lugares favoritos de Madrid (si, tengo muchos, lo se).

10.- Visita el Aula Apícola de Hoyo

Una visita interesante es la del Aula Apícola de Sierra de Hoyo, un lugar único en el que entrar en contacto con las abejas, cada vez más desconocidas y también más necesarias.
Esta actividad la he dejado para el final porque es la de coste más elevado (10-15 €) pero incluye vista al museo, senda y visita a la zona de colmenas, algo fascinante (cuidado alérgicos, eso si).
Se recomienda hacer reserva previa.



¡Espero que disfrutéis de alguno de estos planes y que luego volváis a contarnos!



14 marzo 2018

#Hoyleemos "Princesas Dragón:los hermanos Tormenta"


                          


                        Título: Princesas Dragón. Los hermanos Tormenta. 
Autor(es): Pedro Mañas Romero
Ilustradora: Luján Fernández Méndez
Editorial: SM
Formato: Mediano (Aprox.A5). Tapa blanda, semiflexible.
Páginas: 104, ilustradas y a color.
PVP: 9,95 €
Otros: Colección Princesas Dragón. Libro 5.

Las princesas, como las personas, pueden ser rubias o morenas, brutas o delicadas, gruñonas, divertidas, alegres... ¡y hasta pueden convertirse en dragón!
 Y es que, nuestras princesas (¡y príncipe!) favoritas han vuelto...




En este quinto libro de nuevo han conseguido engancharnos y hacernos reír a partes iguales. Esta vez Rosko, el príncipe de la "pandilla", que no tiene que andar salvando princesas ni nada por el estilo, recibe una nota de sus padres...y toca ir, todos juntos, en el barco, a rescatarlos.


Por el camino, como siempre, harán mil locuras y les pasarán mil aventuras, con nuevos personajes un tanto especiales como los hermanos Tormenta, que soltarán algún que otro rayo.




Creo que las nuevas aventuras en el mar de los libros 4 y 5 abren un poco más la puerta a esos niños (chicos) que sólo por ver "Princesas" rápidamente creen que son aventuras para niñas, y nada más lejos de la realidad. 
Son libros de lectura dinámica y divertida con ilustraciones acorde, con las que cualquier género puede disfrutar de la lectura, que al final es un poco de lo que se trata cuando tienen 6-8 años y ya empiezan a ser lectores autónomos pero aún les cuesta encajarlo en su mundo de juegos y pantallas.



A los que sois fans como nosotras, ¿qué os ha parecido este tomo? 






04 marzo 2018

#Hoyleemos "Compendio ilustrado de animales fascinantes y sus curiosidades"



Título: Compendio ilustrado de animales fascinantes y sus curiosidades
Autor(es): Maja Säfstròm
Traducción: María García Freire
Editorial:geoPlanet (Editorial Planeta)
Formato: Mediano (Aprox.A5). Tapa dura. 
Páginas: 119, en blanco y negro
PVP: 14,50 €
Otros: Editado en papel 100% reciclado, libre de Cloro.


¿Sabías que los pulpos tienen tres corazones? ¿O que los avestruces no pueden caminar haca atrás?

Como la propia autora comenta en la primera página, este libro son "sólo unas pinceladas dentro de los fascinante que es el mundo animal".

No es una historia, ni tampoco varias sino que, como su título refleja, es un pequeño Diccionario ilustrado en el que, junto con sencillas y bonitas imágenes en blanco y negro, nos informa de algunas curiosidades de ciertos animales, como jirafas, ratones o abejas. 



Efectivamente el libro te engancha desde el primer momento por su sencillez y es que cuenta en frases simples dos o tres datos curiosos de cada animal y logra mantener la atención de niños y niñas (y adultos claro) de principio a fin.

Me parece súper interesante para niños desde 3º de infantil hasta 1º o 2º de primaria, que están aprendiendo y consolidando sus habilidades lectoras y, además, aún mantienen la curiosidad e interés natural por aprender (esto por desgracia no todos y les durará poco) porque les será muy fácil de leer solos y les apetecerá hacerlo. 



Nos está dando bastante juego y es que, con él hemos "inventado", una especie de trivial en el cual yo les hago preguntas respecto a las curiosidades que menciona, y ellos y ellas tienen que averiguar que opción es la buena. Se pueden ir sumando estrellas, puntos o, simplemente, nada más que un momento agradable sin pantallas (no hace falta que en todo haya ganadores aunque a veces le da emoción al juego, por supuesto). P.E; ¿cuantos años puede llegar a vivir una tortuga; 50, 150 o 250? ¿sabéis la respuesta? 

¿Conocéis algún libro parecido? 

26 enero 2018

Viajando con niños: Disneyland Paris en Navidad


Este diciembre por fin pudimos llevar a las niñas (y auto-llevarnos) a Disneyland Paris... que bueno, en Navidad, Navidad tampoco, pero si pudimos ir la semana anterior que ya es periodo navideño, y disfrutar de todas las ventajas de ir en Navidad ( y algunos inconvenientes).

Castillo de la Cenicienta. Disneyland Paris 2017. 

Si unimos Disney, aniversario de 25 años y Navidad la verdad es que no da un viaje mágico como pocos.
Cierto que te tienen que gustar, al menos un poco, los parques temáticos y la fantasía, y tienes que ser un poco "niño" para disfrutar de todo, pero aún así el espectáculo de Disneyland es algo que creo que sólo se encuentra allí, ¿será que Disney hace casi todo bien? Yo creo que si.

Torre Eiffel. Paris. 

Es posible coger el pack completo el cualquier agencia de viajes pero no necesario; nosotros decidimos reservar por nuestra cuenta tanto el vuelo como el hotel.
Hay muchas opciones de vuelos a Paris gracias a sus tres aeropuertos, que están perfectamente comunicados tanto con el centro de París como con Disneyland, por medio de autobuses y de trenes, así que es cuestión de elegir.
Nosotros viajamos hasta Orly, y desde allí alquilamos un coche para desplazarnos al hotel y para luego volver hasta el aeropuerto.
Respecto al tema del coche, sólo decir, a quien no conozca París (o al menos este aspecto), que conducir por allí puede llegar a ser una locura. La primera vez que estuvimos en París fue hace muchos años como parte de un ruta en coche que hicimos por Europa, y ya pudimos comprobar la saturación de las carreteras y lo caótico que puede resultar conducir por allí, y esta vez lo hemos corroborado. Hay atascos casi a cualquier hora, muchos coches, muchas motos y muchos carriles tanto dentro como fuera de la ciudad y, como en casi cualquier gran ciudad, cada conductor va a lo suyo. Al final nos escapamos una tarde a Paris para ver la Torre y el centro y fuimos en coche, y gracias a que eran pasadas las 19:30h en el centro casi no había tráfico (horarios europeos) y pudimos aparcar a unos metros del acceso a la Torre Eiffel, pero a otra hora esto hubiera sido impensable.
Como no llevábamos entradas on line fue imposible subir, había mucha cola y el frío parisino es una pasada (los 8º que marcaba el termómetro parecían -8ºC, os lo aseguro), así que bueno, ¡tendremos que volver! Siempre recuerdo París menos espectacular de lo que realmente es y esta vez, con la iluminación navideña de las calles nos hemos quedado encantados.

En lo referente al alojamiento, decidimos alojarnos cerca del parque, no en uno de los hoteles de Disney, pero si en uno de los "asociados" que se encuentran 5-10 minutos más alejados que estos, cuestan la mitad (tampoco son tan bonitos como los de Disney, claro) e igualmente disponen de servicio que autobús gratuito hasta los parques desde la propia puerta, algo muy cómodo a la ida y un poco más rollo a la vuelta porque como todo el mundo sale a la vez, no hay orden en las colas...pues es un poco caótico.

Exteriores del Hotel Vienna Magic Circus
Optamos por el Hotel Vienna Magic Circus y nos alojamos en una habitación familiar que disponía de cama de matrimonio y literas. La habitación era lo suficientemente cómoda y espaciosa como para que los cuatro estuviéramos a gusto, y el hotel está especialmente adaptado para ir con niños, lo que siempre es de agradecer a pesar de que, para mi gusto, sobran unas cuantas máquinas recreativas (de pago) en su hall.
El restaurante- bar del hotel tiene una comida bastante buena y muy buen servicio, y cerca hay una piscina de bolas para que los niños puedan levantarse cuando terminan pero les puedas ver perfectamente. El buffet de desayuno es bastante recomendable.
El único punto negativo fue lo mal hecha que estaba la cama, con sábanas encogidas que no cubrían todo el grosor del colchón y súper arrugadas. Creo que se debe a que tienen una política que te invita a hacerles ahorrar no haciendo la habitación a diario (a cambio te dan un regalo), supongo que para reducir personal, pero nosotros no lo dijimos ningún día y es que, una cosa es ser responsable con el uso de toallas, vasos...y otra muy diferente ir a un hotel y hacerte tu propia cama para que ellos ahorren y tengan una (o 2 o 3...) persona menos contratada. Lo siento pero no lo veo.

Habitación Hotel Vienna Magic Circus

Desde el hotel, aproximadamente cada 15 minutos salía un autobús hasta los parques (que recorría más hoteles); en la salida había una pantalla que indicaba el tiempo que faltaba para que pasaran los siguientes autobuses así que se podía uno organizar fácilmente.

Compramos las entradas on line en la página oficial y las llevamos impresas, por lo que no hubo que esperar en taquillas al entrar al parque y, salvo la cola para pasar los obligados controles de seguridad, el acceso fue casi inmediato.

Acceso a Disneyland Paris. 

Nosotros estuvimos dos días en los parques pero se necesitan un mínimo de tres para poder montar en las principales atracciones, ver los mejores espectáculos y acudir a las citas con los personajes.
En algunas de las mejores atracciones se puede coger el Fastpass (vas a donde pone Fastpass y hay unas máquinas en las que tienes que escanear las entradas y te da los pases rápidos sin coste extra), que es un pase que te da acceso a la atracción por la fila rápida en una franja horaria determinada (suele poner arriba la franja horaria para la que están saliendo en ese momento), pero ojo, no se puede coger de todas las atracciones a la vez sino que hay que esperar para coger el siguiente unas dos horas, así que es mejor organizarse en torno a esto. Si hay varias atracciones en las que no podéis montar todos es Fastpass en la mejor opción para no esperar cola toda la familia, pero hay que acordarse de no sacar con todas las entradas para poder usar con las que no se saca para otro Fastpass simultáneo (no son piden el nombre ni la entrada original al presentarlo en la atracción).
También es importante revisar las horas de los espectáculos a los que se desea acudir y los horarios de  los encuentros con los personajes, para planificarse en la medida de lo posible, aunque al final es complicado no saltarse la planificación una vez que estás allí, y todo te sabrá a poco, ¡hay tanto que ver!.

Se comenta en los foros que los niños disfrazados tienen pase prioritario en las atracciones pero yo no vi que esto ocurriera y, sinceramente, que extrañaba que fuera así porque, ¿os imaginais estar esperando con vuestros hijos y que "cuelen" a uno que acaba de llegar porque va disfrazado? No sería lógico si no es por una norma previamente establecida.

Laberinto de Alicia en el País de las Maravillas. Disneyland Paris. 

El Photopass es otra de las cosas con las que podéis contar, esta sí, previo pago.
Se compra en algunas de las tiendas (no en todas) y es una tarjeta en la que podéis ir almacenando las fotos de las atracciones y las que os hacéis con los personajes donde haya fotógrafo oficial. Tiene una validez de 10 días desde la activación y luego podéis descargar las fotos en casa. Sólo sirve para ir almacenando las fotos, no da prioridad a la hora de hacerse fotos con personajes, tened esto en cuenta.  Nosotros lo adquirimos nada más entrar (nos costó encontrar dónde cogerlo) y la verdad es que no lo llegamos a amortizar; entre que una de las empleadas no nos puso una foto correctamente y luego no aparecía y que sólo esperamos para hacernos foto con Pluto, al final nos habría costado lo mismo comprar esas fotos y probablemente no habríamos cogido todas. No se si la comodidad que da merece la pena por el precio que tiene. 
Si sois varias familias u os vais a separar en el parque, entonces si, no lo dudéis, porque os dan tres tarjetas para almacenar y entonces si puede compensar.

Atracción El hotel del Terror. Disneyland Paris. 

Respecto a las atracciones, casi todas son familiares y salvo en una, que era para más de 1,40, A podría haber montado en todas y E en la mayoría.

Disney Studios Paris. 

Incluso nos montamos en el Hotel del Terror; la atracción está muy bien hecha y combina "caída libre" y "fantasmas", y creo que fue demasiado para una niña de 7 años, porque, como todo lo de Disney es de verdad le preocupaba que lo de el hotel también fuera verdad.
Por lo demás, se agradece mucho que sea un parque para toda la familia y que pongan facilidades para poder montar con bebes, como la posibilidad de entrar uno mientras el otro se queda con el bebé y luego que entre el otro sin esperar de nuevo la cola. Nosotros esto no lo llegamos a usar pero hay que decírselo al personal de la atracción y que ellos indiquen dónde hay que esperar.

Atracción El vuelo de Peter Pan. Disneyland Paris. 

De entre las que pudimos montar, las mejores, sin duda, Ratatouille (no os la perdáis porque es súper chula), El vuelo de Peter Pan (está tan bien hecho todo) y Piratas del Caribe (tiene alguna pequeña caída que a veces a los niños les da miedo, aunque de verdad es muy pequeña y creo que es más la sorpresa que la caída) ...¡en la primera E iba dormida en la mochila y no me pusieron pegas para montar!

Ratatouille. Disneyland Paris. 

¿Y la comida? Pues hay de todo, desde caro a muy caro y carísimo...según lo que queráis comer, pero lo bueno es que no sólo encuentras la típica comida mala y cara de los parques de atracciones, sino que hay alguna opción más (aunque insisto, se paga).

Nos apetecía probar Captain Jack`s - Restaurant des Pirates y como nos fue imposible reservar por teléfono (nunca cogen el teléfono) lo que hicimos fue reservar nada más llegar. Fuimos afortunados porque había un hueco en uno de los días que estábamos así que pudimos comer dentro de la atracción de piratas del caribe.

Restaurante Captain Jack`s. Disneyland Paris 2017. 
Aquí podéis ver el menú; efectivamente es elevado para lo que se ofrece, pero el servicio es rápido y muy atento, la comida está muy buena (y al menos parece reciente) y el escenario es irrepetible.
No dejéis de probar el arroz con leche con salsa de mango que está delicioso.

Lo que si nos pareció es que hacía un poco de frío, pero tened en cuenta que era 19 de diciembre y en la calle hacía mucho frío, pero aun así nos habría gustado estar más confortables.


Restaurante Captain Jack`s. Disneyland Paris 2017. 

En el centro comercial que hay fuera también hay restaurantes (muy llenos igualmente) y nosotros terminamos uno de los días en el Planet Hollywood, lo que no os recomiendo en absoluto; comida cara y mala. El servicio pésimo y muy lento y en general el aspecto descuidado. Nos gastamos más de 70 euros en una lasaña, una ensalada cesar y un menú infantil igual que el de macarrones de Ikea pero a precio de oro. Un desastre de sitio.

Disney está hecho para gastar y gastar y gastar. Yo creo que tienen lo precios estudiados al milímetro como para ser caros pero no prohibitivos, como para decir "bueno por un día" en lugar de decir "ni de broma".

Encendido del árbol. Disneyland Paris. 
Aún así se puede pasar comida y bebida de fuera sin problemas (imprescindible llevarse merienda, agua y snacks si vas con niños), puedes llevar tu propia carrito o alquilar uno por 20 € al día si lo has olvidado o lo necesitas (son carros un poco incomodos pero resistentes para niños más mayores) y en las tiendas puedes comprar prácticamente de todo.
Cuando cierra el parque la salida es a mogollón, todos a la vez, pero al menos un día hay que quedarse al cierre para ver el espectáculos de fuegos artificiales, así que es imposible evadir esto. Paciencia porque todo el mundo va a las tiendas, restaurantes y a los transportes y os parecerá que no había tanta gente dentro como la que luego veréis afuera.

Disneyland Paris 2017. 

Si vais en Navidad tenéis que sumar la magia de ir en esta época del año; el encendido del árbol por parte de Mickey y Minnie con la presencia de Papa Noel, los adornos navideños en todo el parque, las luces y la nieve artificial que echan por la tarde mientras suenan villancicos. Todo el mágico, aunque estoy segura que cada época del año tiene algo especial.

Disneyland Paris 2017. 
Y que decir de los espectáculos...El de Frozen fue espectacular, y aunque vimos el pase en francés (también lo hay en inglés) en las pantallas del escenario ponen la letra de las canciones también es español, así que se sigue perfectamente.
En general, nuestro idioma está presente en todo el parque, algo que, para los que hemos viajado por Francia y Europa es una novedad; la primera vez que estuvimos en Disney, hace uno 15 años, esto era impensable pero se agradece mucho que tengan en cuenta la cantidad de visitantes que vamos desde España y otros países hispanohablantes.

Espectáculos Frozen. Disneyland Paris 2017. 


¡Espero que, si estáis planificando el viaje, disfrutéis de la magia tanto como nosotros, que si pudiéramos volver lo haríamos mañana mismo!

¿Habéis estado ya? ¿Qué conseja añadirías ? 





19 noviembre 2017

Viajando con niños: "Islandia en 8 días"


Imagen tomada de Guide to Iceland

Ahora si, después del post de preparativos, entramos en el viaje, concretamente en nuestras rutas durante los 8 maravillosos días que pasamos en Islandia. 

Hay mucha gente que en ese tiempo visita la isla entera y se organiza para recorrer sus casi 5.000 km de costa, pero eso nos suponía demasiados kilómetros diarios y mucha prisa, algo que no queríamos tener.
Las carreteras son buenas en lo referente a su firme y tamaño, aunque suelen ser de doble sentido y un carril,  y los días de verano son muuuuyyyy largos, algo que hace más fácil las visitas, pero con niños lo consideramos una maratón innecesaria y optamos por hacer sólo el sur.
Como ya os conté , hay que reservar los alojamientos con mucha antelación así que lo más que pudimos llegar fue al glaciar Skaftnajökull, pues no encontrábamos alojamiento más allá. 

El tiempo es un factor importante a tener en cuenta en la organización del viaje, y dado que el de Islandia es muy voluble (de ahí que se recomiende vestirse por capas; si sale el sol te pones en manga corta pero a los 10 minutos se nubla y necesitas el forro polar y a los 30 llueve, así que el chubasquero...y a continuación de nuevo el sol), hay que ser previsor e intentar organizar el viaje y las salidas y visitas en función de lo que nos va a permitir hacer el tiempo esos días. 

Días en Reykiavik

Reikiavik Urban Art
Reikiavik es la capital de Islandia y la ciudad más poblada, con unos 200.000 habitantes contando su área metropolitana, pero esta población crece mucho gracias al turismo y, aunque no hay masificaciones, afortunadamente, si se encuentra gente en casi cualquier parte y no se percibe sensación de inseguridad.

Para nosotros Reikiavik tiene dos zonas que no hay que perderse;
La zona "centro" que incluye una calle principal y muchas aledañas, donde se encuentran los principales cafés y tiendas, así como la iglesia más famosa de Islandia, Hallgrimskikja, con una arquitectura nórdica muy característica.
Se puede partir desde Lindargata y continuar explorando Hverfisgata y Laugavegur, subiendo hasta la iglesia por Vitastigur. Las calles son amplias, están, en general limpias, y las principales son peatonales, así que es un agradable paseo.
Hay muchos tiendas de diseño, de recuerdos y de ropa típica, aparte de tiendas de ropa de abrigo y nieve, algún que otro café.
Y hay una tienda muy especial, que rápido veréis, con un buzón para dejar la carta a Papa Noel en la puerta, y que está llena de adornos navideños. Si sois como nosotros, os gustará llevados uno para colgar del árbol y así, cada Navidad, recordar los viajes que hemos hecho.







La otra zona imprescindible sería la del Puerto viejo, dónde se han reconvertido viejos almacenes en bonitos restaurantes de todo tipo. Podéis aprovechar para degustar unas Fish and Chips o bien un típico bocadillo de langosta, pero eso si, olvidad los precios populares que una vez más, en Islandia, décimos que no existen.
Un paseo agradable puede ser por Saebraut, bordeando el mar, pasando por la escultura de bienvenida al viajero, siguiendo hasta el edificio Harpa y continuando hasta Aegisgardur para comer o cenar.
Aprovecho para recordar que si pedís en agua en la casi cualquier sitio os pondrán agua del grifo, ¿y cómo no hacerlo si Islandia tiene una de las aguas más puras del planeta?. Se dice que pedir agua mineral se considera un insulto, no se si será verdad pero innecesario desde luego que es.

Whales of Iceland
El museo Nacional de Islandia, el Saga museum o el museo de arte pueden ser una alternativa para días de lluvia, o podéis hacer como nosotros e ir al Whales of Iceland, que además de organizar salidas al mar para realizar avistamiento de ballenas, tiene una pequeño museo con replicas de cetáceos a tamaño natural que merece la pena visitar.

Whales of Iceland

Las afueras de Reikiavik


El área metropolitana de Reikivik ofrece cosas interesantes, especialmente en el barrio de Laugardalur, dónde hay una especie de parque zoológico con animales de granja (a excepción de unas tristes morsas que deberían sacar de allí inmediatamente), atracciones (de pago) y un gran parque infantil, que puede ser una opción fantástica para terminar un día.






De entre las ofertas de visitas que se ofrecen desde Reikiviak para familias siempre destaca la de montar a caballo (que se puede encontrar en casi cualquier zona de Islandia y en cualquier momento) y la de avistamiento de cetáceos (que depende mucho de la temporada y también se encuentra en otros lugares de costa).
Nosotros nos decidimos por montar a caballo, principalmente porque la mayoría de viajes mar adentro no permitían bebés a bordo, aunque ver a tantos caballos salvajes fue un aliciente para decidir acercarnos más a ellos.


Interior de la zona de estar de Ishestar
Reservamos on line en Ishestar, que tenía el precio medio de la zona y nos pillaba bastante bien,  y la verdad es que el sitio fue un acierto.

área de juego de Ishestar

Se podía ver a los animales en sus cuadras y esperar dentro en un agradable y cálido salón tomando un café y jugando mientras ellos montaban. Al terminar nos invitaron a un chocolate caliente para entrar en calor (aunque yo no monté) que fue la guinda a un gran día.




Como casi a las afueras de Reikiviak está el pueblo de Hafnarjordur,  pudimos combinar la visita al mismo con el paseo a caballo.  Este agradable pueblo tiene algunas casas típicas y bastante encanto. También es conocido como un lugar en el que, en teoría, viven Elfos, duendes y otros seres "ocultos", especialmente en el parque llamado "Hellisgerdi", dónde antes se hacían incluso rutas buscando estos seres.

Hellisgerdi

Actualmente se puede visitar el parque, lleno de escondites y recovecos, y su pequeña tienda y encantadora tienda.
Como el pueblo está construido encima de un campo de lava y en un punto especial, se cree que además este lugar es un punto lleno de energía terrestre.
Historias o leyendas que cada uno es libre de creer.


Tienda en Hellisgerdi

Pero además la visita a este pueblo merece la pena porque incluye restos de otro tipo de cultura, la Vikinga, y es que en él está la Viking Village, una "pequeña aldea" vikinga con un hotel y un restaurante.
Realmente son dos calles que se pueden visitar, y si coincide vuestra visita, podéis aprovechar para ver el festival vikingo, que es algo así como los mercadillos medievales que se hacen en España.
Los artesanos descendientes vikingos ponen puestos de todo tipo, hay cerveza y comida típica a precio bastante asequible y se pueden ver espectáculos relacionados con sus tradiciones.
Hay mucha gente vestida con trajes tradicionales y el ambiente que se respira te hace sentir transportado a otra época, y como además es algo tan lejano a lo que solemos ver, resulta fascinante.



Visitas desde Reikiavik de un día

Hay varias visitas imprescindibles que se pueden hacer en un día, yendo y volviendo desde la capital.

Geysir
Por una parte está el Círculo Dorado, con 3 lugares imprescindibles.
El más alejado es la catarata Gullfoss, es la más ancha ( y puede que espectacular) de las que pudimos ver allí, y el marco es incomparable.
Hay dos parkings desde los que se accede; uno al que se accede primero desde la carretera, que te ahorra una tanda de escaleras pero te hace perderte una vista panorámica desde estas, y uno un poco más adelante, que se encuentra en la zona de visitantes y la tienda de recuerdos (por cierto, me encantaron estas tiendas).
Después del primer tramo de escaleras se baja por la ladera y se llega al extremo más cercano. La visita no lleva más de media hora pero la imagen y el sonido te hace querer quedarte sólo un poco más.

Gullfoss

En el punto central, y unido a lo anterior por una carretera con un tramo de camino de arena, se encuentra el campo geotermal que alberga al homónimo Geysir y otros geisers.  Ya desde la carretera seguro que veréis, de repente, una explosión de agua hacia arriba, y dudareis si eso es vuestro destino o no, pero pronto el olor a azufre os dirá que si.
Justo en frente hay un restaurante (o varios) un hotel y una tienda, con un aparcamiento (gratuito) donde se puede parar y sólo hay que cruzar un paso de peatones para acceder al recinto geotermal.
Hay un cartel que os explicará como se forma un géiser, y veréis como el agua hierve a vuestra alrededor y la tierra echa humo por un montón de lugares...y de repente otra vez una enorme emanación de agua os dejará impresionados.
A la entrada y salida veréis una urna donde se pide "la voluntad" y si reflexionáis un poco os daréis cuenta que mantener limpias  y cuidadas esas zonas naturales quizá merezca un pequeño gesto.

Geysir








Geysir
Ya de vuelta a Reikivik os encontrareis con el Parque Natural de Pingvellir, al que se accede desde dos zonas, una más alta, dónde hay un parking de pago ( 3 € el día creo recordar) y está el centro de visitantes y una tienda. Hay gente que se pasa el ticket de aparcamiento pero, si os dais cuenta, hasta el momento, ha sido el único parking que hemos pagado, contando con que además el acceso a todos los lugares no privados ha sido gratuito, por lo que nosotros consideramos que 3 € es un importe ridículo para todo lo que, hasta el momento, se nos había ofrecido.

Pingvellir

En este parque se puede ver la plataforma en la que se estableció el primer parlamento islandés, y también está la zona en la que se unen las placas del continente americano y el europeo.


Aunque el círculo dorado se puede hacer en una tarde,  lo ideal es dedicarle un día entero, aprovechar para comer en la zona de Geysir y pasear por el parque natural con calma, pero si sólo disponéis de una tarde dedicarla a ello es imprescindible.


Campo geotermal

Otra visita desde la capital es la de Blue Lagoon, en la región de Grindavik. Este lago artificial está situado en medio de un campo de lava y canaliza aguas geotermales naturales hasta él.
Es imprescindible comprar la entrada on line con antelación (quizá una semana sea suficiente) y si lleváis niños menores de 2 años, tendréis que posponer la visita para cuando crezcan.
Mucha gente aprovecha el día de llegada o partida, por su cercanía con el aeropuerto de Keflavik, pero creo que visitar la región por la carretera de la costa, combinado con el spá, merece la pena lo suficiente como para dedicar un día. Vogar, Reykjanerbaer y Sandgerdi, son rutas destacadas, además desde la costa de este último y desde Gardur, en días despejados y afortunados, se puede llegar a avistar cetáceos, eso si, llevad abrigo extra porque si os pilla el mismo viento que a nosotros lo necesitareis.

Sellfoss, también cercano, es un pueblo agradable por el que pasa un gran río y que también se puede apuntar en nuestra ruta de visitas probables.

La carretera de circunvalación 

Como ya os dije, la carretera de circunvalación bordea toda la isla pasando por la mayoría de lugares que uno no puede perderse.
Nosotros la cogimos dirección Este porque nuestro viaje no rodeaba la isla entera, pero si tenéis pensado hacerlo se recomienda siempre aprovechar al máximo las horas de luz ( que por otra parte suelen ser muchas) así como los festivales locales o cualquier otro acontecimiento que podáis encontrar de camino.

Partimos de Reikiavik dirección Selfoss. Allí hicimos una parada rápida para repostar (importante llevar el depósito lleno)y comprar algunas cosillas y retomamos el camino pasando por Hella, hasta llegar a Hvollsvollur.

Paisajes de Hvöllsvollur



Allí salimos del la 1 para coger la 261, una ruta sin tráfico, que lleva hasta Gluggafoss.

Gluggafoss

Como viajar por Islandia es ir encontrando magia por todas partes, de camino encontramos otras pequeñas cataratas y varias zonas para hacer picnic, como þorsteinslundur, donde nos quedamos a comer.



Este descubrimiento nos permitió comer solos, en un entorno de cuento, y que las niñas pudieran explorar la zona, correr, trepar por la catarata, caerse mil veces...
Para nosotros una parte muy importante del viaje fue la que nos permitió hacer estas cosas, parar, tomarnos tiempo para disfrutar y olvidarnos del reloj. 
Sobra decir que hay que dejar todo impoluto, como lo encontramos. 


Área de þorsteinslundur.
De nuevo en la carretera, un poco más adelante llegareis a Gluggafoss, la cual puede subirse hasta la mitad sin peligro.
Para volver lo mejor es deshacer el camino y volver a la carretera de circunvalación, salvo que queráis llegar a algún sitio concreto,  pues un poco más alante la 251 se convierte en camino de arena.  Desde la propia carretera, frente a las cascadas, veréis los picos nevados de Eyjafjallajökull, glaciar que también veréis de vuelta a la carretera 1, desde el otro lado. 

¿Porque hablo de él? Bueno, este pequeño glaciar tiene debajo el volcán homónimo que hace unos años entró en erupción y recordaremos impidió el tráfico aéreo durante una temporada. 
Desde la carretera se puede acceder a un pequeño centro de información donde se ve una película acerca de la erupción y se localiza exactamente cual es el pico del volcán. 
Como no podréis ver la erupción en directo os recomiendo que busquéis imágenes de ella que os pongan en situación estando allí. 

Imagen tomada de The Sun.

Muy cerca de aquí, a la izquierda, hay un pequeño desvío que lleva hasta Skogafoss, una impresionante catarata en una zona de picnic, acampada, baños y restaurante con no demasiada gente aunque ya con más turistas que las precedentes. 


Vista de Skogafoss
De nuevo estamos ante otra visita obligada. 
Cierto que Islandia está llena de cataratas, pero cada una es diferente y suele ser una de las cosas que más impresionan a los niños. En esta se puede subir por una pequeña escalera lateral hasta arriba, a un mirador, para ver el nacimiento de la catarata. Subir y bajar llevará unos 30 minutos a un adulto, quizá algo más. 



Skogafoss

De vuelta a la 1, veremos a la derecha como salen tímidamente las lenguas del glaciar Mýrdalsjökull. No es el más impresionante pero si es el primero que veis seguramente os parecerá maravilloso tenerlo tan cerca, como nos pasó a nosotros. 

Seguimos por la carretera hasta Vik i Myrdal, un pequeño pueblo cerca de la costa donde podéis intentar encontrar alojamiento (si sois afortunados). 
Aparte del pueblo en si, una visita muy apreciada a la que se accede por un desvío desde la 1, tomando la 218 y/o la 215 (os llevará a un lado u otro), es la de la Playa de Basalto, Reynisfjara.



Nosotros tomamos el desvío de la 215, y el contraste de la playa negra, el mar, las cuevas y el desgaste de la montaña en cuadros perfectos, merece la pena. 



Por la 218 podéis avistar frailecilllos, algo que también es recomendable si no vais a subir al norte.

Continuamos hasta Kirkjubæjarklaustur, donde estaba el camping en el que pasamos una noche. 
Como llegamos tarde y cansados, aprovechamos para cenar en una hamburguesería que había en una restaurante de gasolinera, el Skaftarskali Grill,  con una oferta limitada de menús de hamburguesas, carne y pescado pero bastante buenas. 



Kirkjubaer II

La estancia la pasamos en Kirkjubaer II, en unos preciosos y calentitos bungalows que fueron un éxito total entre las pequeñas. En el mismo sitio te alquilan la ropa de cama, o puedes llevar sacos de dormir, pero al tener calefacción no merece la pena pensar en algo de mucho abrigo. 


Kirkjubaer II


Kirkjubaer II

Un poco más abajo hay un restaurante y un supermercado, para lo que necesitéis, y el camping dispone de zonas para cocinar, fregar, etc..

En Klaustur podéis encontrar más hoteles y casas de huéspedes, pero es un trabajo laborioso (y caro) el de alojarse fuera de Reikiavik y, no me canso de decirlo,  hay que buscar mucho y con mucho tiempo.

Nuestra ruta por la carretera 1 finalizó en Skaftafell, en el centro de visitantes del parque nacional. Aparcamos allí el coche, en un parking (gratuito), y desde allí andamos por un sendero hasta llegar al pie del glaciar, donde una playa negra, una laguna medio helada y una montaña de hielo, al fondo, hicieron que todo el viaje, aunque no hubiera tenido nada más, mereciera la pena.





Si estáis preparando el viaje quizá no os termináis de aclarar entre Skaftafell, Vatnajokull y Jokúlsárlón, y es que entre los nombres islandeses y los conceptos a los que no estamos muy acostumbrados, se vuelve todo un poco lioso pero realmente es no lo es tanto.
Vatnajökull es el nombre que se da al glaciar completo (el más grande de Islandia y Europa) y a todo el parque nacional que se ha creado para protegerlo, y dentro de él encontramos "lenguas" de glaciar con sus propios nombres según la región dónde se estén, como Skaftafell (por la región y el parque) y Skaftafelljökull, por la lengua de glaciar.  (Joküll es el sufijo que significa glaciar).
Además dentro también hay una región con lago glaciares como Jökulsárlón, cuyo centro de visitantes se encuentra en Hofn.



En la página de Vatnajokull National Park podéis encontrar información detallada de cada región del glaciar para que podáis organizar vuestro viaje en función de lo que os resulte imprescindible; lagos glaciares, cuevas de hielo azul, montañas, vegetación alpina, cañones...


...Y esto es sólo una pequeña parte de todo lo que ofrece Islandia, porque ¡nos dejamos tanto por ver!.



¿Estáis pensando viajar allí? ¿ Has estado y recomiendas algo que nosotros nos hemos perdido?