21 julio 2014

Leyendo "El detective en el Supermercado" de M. Pollan




Hace relativamente poco compartí via facebook una entrevista hecha a Michael Pollan a raiz de la publicación de su último libro, "Saber comer", un libro que suena muy interesante. Aunque no es de este libro del que quiero hablaros sino del anterior, "In defense of food", un libro que podréis encontrar traducido con el amarillistico y poco serio título de "El detective en el Supermercado", muy poco acertado desde luego si tenemos en cuenta su rigor interior y que merece la pena leer si de verdad te preocupa lo que comes.

"In defense of food" empieza y termina con las mismas recomendaciones "Coma comida. Poca. Preferentemente vegetales", y dedica los capítulos a reforzar esta idea de varias formas.

Las primeras páginas pueden hacerse un poco densas, perdidos entre tantos lobbies alimenticios, dietas, nutricionistas...pero pronto extrapolamos a nuestra experiencia todas esas páginas, ¿o quizá no recordáis cuando el aceite de oliva era malo? ¿Y cuándo la margarina era maravillosa? ¿ Y cuando lo importante era no comer grasas aunque eso nos obligara a inflarnos de Hidratos de Carbono?

Exacto, nos hemos perdido entre dietas, recomendaciones nutricionales, carbohidratos, grasas, minerales, proteinas...y hemos llegado a un punto en que no sabemos que comer, como hacerlo y, lo peor, de quien fiarnos.
El libro sigue la línea de defender la comida, la de verdad, y nos muestra como la dieta occidental actual nos ha llevado a estar más gordos que nunca, a comer más que nunca y peor que nunca, a pesar todo ello de tener más que información de la que nunca antes se ha tenido en cuestiones nutricionales.
Existen diversas corrientes que relacionan no sólo diabetes tipo II, enfermedades cardiovasculares e hipertensión con la dieta, sino también varios tipos de cánceres de forma directa y el desarrollo de otros a mayor velocidad de forma indirecta, por lo que, con pronósticos que nos acercan en 2020 a predicciones que indican que probablemente 1 de cada 2 personas sufrirá cancer en algún momento de su vida, es hora de pararnos a pensar que podemos hacer por nosotros mismos. Aquí encontramos alguna respuesta.

No quiero hablar de todo, no sería justo ni para el escritor ni para el que de vosotros desee leerlo, porque si os ha parecido interesante este mini sinopsis, el libro no os dejará indiferentes.




Pero además os invito a reflexionar acerca de si verdad lo que comemos se acerca a la dieta mediterranea de que tanto presumimos, si somos capaces de identificar como "comida" esa comida, si los ingredientes son variados o en todos encontramos tres o cuatro cosas que nos invitan a pensar que todo esta hecho de lo mismo (mirad ingredientes) y si de verdad merece la pena sacrificar calidad en pos de una cantidad que a todas luces no necesitamos.




Efectivamente estamos en un momento donde por desgracia mucha gente no puede permitirse cantidad ni calidad, y eso repercute en su salud muchas veces en sentido contrario al esperado, condenándoles a sobrepeso, hipertensión y enfermedades cardiacas. Pero la epidemia de obesidad que invade "el primer mundo" y en cuyas listas hemos entrado por la puerta grande, no es algo reciente y obedece a la incorporación en nuestra dieta de forma exagerada de alimentos que antes ni siquiera se conocían.
Haced vuestras cuentas, aunque 2+2 siempre serán 4.