14 julio 2013

Aventuras en la cocina: Kirschenstreuselkuchen, es decir, pastel de cerezas estilo alemán




Una de las cosas más típicas de Alemania es lo del Kaffe und Kuchen, o sea, tomarse un café con un trozo de tarta o pastel, y tienen muchos donde elegir tan desconocidos como deliciosos.
Los streusel me encantan, porque tienen por encima una capa crujiente tipo galleta que contrasta con la acidez de la fruta, así que ayer me decidí a hacer uno por primera vez y mmmmmm...ha sido un exitazo.
Yo lo hice con cerezas claro, pero manzana, Ruibarbo, fresas, frambuesas...pueden ser buena elección. Realmente cualquier fruta con punto de acidez y que permita su cocción al horno puede ser buena elección.
La receta la cogí de blog Lola en la cocina que me gusta mucho, aquí tenéis su receta, si bien es cierto que, como siempre, he modificado alguna cosilla porque no me quedaba del todo bien,  así que os dejo también como la he hecho yo.


INGREDIENTES
Bizcocho:
115 gr. de azúcar
15 gr. de harina
1 cucharadita de levadura
1 pizca de sal
2 huevos
3 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de leche

Para el Streusel, el Crujiente de arriba:
125 gr. de mantequilla
150gr. de harina
75 gr. de azúcar
pizca de canela

Relleno:
600-700 gr.de cerezas deshuesadas
2 cucharadas de azúcar (según madurez, las mías estaban un poco verdes).

MODO DE HACERLO: 


Deshuesamos las cerezas y las ponemos a macerar con el azúcar.
Precalentamos el horno a 190-200 grados y empezamos con el bizcocho, mezclando azúcar con el aceite y añadiendo los huevos (sin batir ) y la leche. Mezclamos aparte harina y levadura e incorporamos a la mezcla húmeda con ayuda de un tamiz. Una vez todo ligado, lo vertemos al molde donde lo haremos.
Efectivamente, debe ser un molde plano y con gran superficie, pues el grosor debe ser fino y el bizcocho ligero. Lola lo hizo en uno de 20*30cm y yo en uno algo menor, unos 18*28, y aún así la mezcla me pareció pelín escasa. Mejor molde pequeño y hacer varios que dejar las capas demasiado finas, por eso yo agregaría más fruta (tal y como pongo en ingredientes).
Agregamos las cerezas pasadas por un pelín de harina o esperamos a hacerlo más tarde, para que no se vayan al fondo ( como me ha pasado a mí, pues las incorporé en este punto).
Para la capa de arriba: derretimos la mantequilla, añadimos la harina y la azúcar, un pelín de canela, y mezclamos bien, quedando una masa de galletas muy suelta. Con las manos desmigamos lo más posible.
Al recipiente con la masa de bizcocho le añadimos las cerezas (o la fruta) de tal forma que cubra toda la superficie, y a continuación, inmediatamente, echamos la mezcla final del mismo modo, consiguiendo que los terrones cubran la superficie pero sin aplastarlos ni compactarlo.
Se baja el horno a 160-170 grados y se mete, centrado o un poquito más bajo. El mío en 20 minutos estuvo listo...cuando la capa de arriba empezó s coger color apagué el horno y a los 5 minutos escasos lo saqué. La masa de arriba, al ser como de galleta, sigue haciendose fuera y el bizcocho enseguida se hace al ser tan fino.
Se puede ir contando sin desmoldar o desmoldar en frío (yo lo he hecho al día siguiente partiendo lo.que quedaba en dos) porque es fácil que se rompa, especialmente la capa superior.

Espero que os guste tanto como a mí!! Y si lo haceis, decidme que tal.