11 junio 2013

VOLAR CON BEBES. Recordando nuestros primeros vuelos y los últimos




Cuando nuestra hija tenía 15 meses hicimos nuestro primer viaje en avión con ella, y el segundo, a Miami, y esto fue lo que relaté en nuestro blog de "con bebes por el mundo":
                 "Bueno, pues el vuelo salía a las 15:30 que, con el correspondiente retraso, fueron las 16:15 horas, porque si no es bastante coñazo facturar, check-in, controles, comer a precio de oro....además te suman una espera añadida para que disfrutes de las instalaciones del aeropuerto, y es que si por algo me da pereza viajar es por toda esa parafernalia, por tener que salir de casa 4 horas antes (o 5 o 3...) y porque la espera allí me recuerda a la de los hospitales con ese cansancio aburrido de no hacer nada más que sentarse y levantarse de sillas incómodas y quejarse de la temperatura que, bien por calor o bien por frío, suele ser totalmente incompatible con la ropa que lleva uno.
Bueno, pues después de todo esto, del correspondiente control, de que me preguntaran hasta que hice ayer antes de hacer la maleta, al fin embarcamos porque claro, todos sabemos que primero embarca clase bussiness y familias con niños y eeeeehhhhh!!!!!cuando uno tiene niño que satisfacción poder levantarse y decir ¡vamos! jajajaja...ya ves tu que más da esperar arriba que abajo si vamos numerados pero en fin, parece que todos queremos ser los primeros en entrar y los primeros en salir.
Como tenía los asientos teóricamente reservados iba tranquila pensando que me sentaría en primera fila pero no, resulta que habían cambiado el avión y nos dieron los asientos que les dió la gana y al hacer el check in en tierra no penséis que a la chica del mostrador se le ocurrió pensar "les daré los de cuna ya que van con un bebe" que va, estábamos por ahí en medio....Menos mal que el personal del avión fue súper amable y como el avión iba prácticamente vacío, nos puso en las primeras filas centrales donde, aparte de más espacio, lo que se agradece mucho, tiene los apliques para la cuna. Importante al viajar con bebe pedir los asientos "donde se puede poner la cuna", aunque no penséis usarla, porque os aseguráis asientos cómodos con más espacio, si además queréis usarla genial.Enseguida nos trajeron y colocaron la cuna, la cual como veis es muy pequeña y además lleva una especie de cinturón de seguridad para que no salga disparado el bebe en caso de turbulencias, eso si, si las turbulencias son muy fuertes tienes que sacar al bebe y se llevan la cuna así que bueno, eso debe tenerse en cuenta porque parece un poco rollo.
Nosotros la usamos ya que nada más despegar la peque se durmió así que la pusimos pero estaba muy estrecha y encima, como la cabeza se la colocamos hacía el pasillo, cuando el "azafato" paso ofreciendo some coffee, la despertó y al estar tan estrecha no hubo forma de que se durmiera...y aun quedaban 7 horas de vuelo.
Sacamos los juguetes, paseamos, gateamos, volvimos a jugar, merendamos, por supuesto "teteamos" y bueno, se durmió otras 3 horas así que al final se paso bastante bien la cosa.
La tripulación fue súper amable en todo momento, además de que no hubo problema en llegar con el carrito hasta la puerta de embarque (el nuestro era de una pieza pero incluso de dos piezas no hay ningún problema) ni en introducir comida o bebida para el bebe.
La vuelta fue mucho mejor, ya que la hora de salida eran las 21:30 así que casi teníamos garantizado un vuelo entero de sueño pero el agotador preliminar en el aeropuerto se volvió casi insoportable gracias a las 4 (sí 4) horas de retraso, al horrible frío del aeropuerto y a que desde las 10 todo estaba cerrado pasados los controles de seguridad. Para compensar el retraso nos dieron dos vales de 15 dolares para cenar pero vamos, creo que 4 horas de aeropuerto valen un pasaje en primera clase como poco..y más si llevas un bebe de poco más de una año.
Como ya me había asegurado de tener los mencionados asientos, a pesar de que el avión igualmente iba medio vacío, pues me pude sentar con la peque dormida (gracias que se durmió en el aeropuerto en brazos y así estuvo 5 horas). Se despertó una horita, teteó, bebió agua y enseguida se durmió de nuevo hasta una hora antes que trajeron el desayuno. Esta vez dije que no pusieran la cuna y la tuvimos en brazos todo el rato, y si, para que mentir, es incómodo y no se duerme bien pero mejor eso que tener que pasearse por todo el avión no? Desde luego para mi sí.

Cuando trajeron el desayuno sorpresa, también había para la peque (bueno, había para 3 o 4 bebes) y nos trajeron un potito de judías verdes, otro de carne, otro de banana, un yogur, agua y un plátano....imaginad me lleve todo menos el plátano que fue lo único que comió claro....¿y lo mejor? también había cena para ella, de esa "tan rica" caliente, pero como estaba dormida dije que no me la trajeran así que si voláis pedidlo o al menos preguntad en el mostrador porque seguro que vuestros peques también la tienen.

La tripulación igualmente se portó genial así que bueno, la experiencia ha sido muy buena y sin duda repetiremos espero que muuuuuuchas veces, eso si, mejor volar de noche tanto para el cambio horario como para la comodidad del vuelo, sobretodo si son muchas horas y al llegar al destino es de día (porque si voláis de noche y llegáis de noche preparaos para no dormir en un par de días).
Como curiosidad os diré que los peque llevan cinturón de seguridad que se ata al del adulto y que te facilitan también su chaleco salvavidas por si acaso. De la experiencia de cambiar el pañal no puedo hablar porque yo se lo cambié al entrar y no hubo necesidad, preferí que aguantara ya que ultimamente cambiar el pañal se convierte, como dice Irene, en pressing catch y no me apetecía pelear jejeje".


Desde ese día hemos volado muchas veces, debido a la estancia de seis meses que pasé en Alemania, y la verdad es que mis experiencias siempre han sido buenas incluso yendo sola con ella y arriesgando la vida en Ryanair.
Siempre hay un alma caritativa que te ayuda en el embarque, o te cambia el sitio si te ha tocado ventanilla, o te echa una mano si tu hija va corriendo por el Aeropuerto de Amsterdam y se traga  literalmente una puerta de embarque de cristal (es que tanta limpieza no es buena).
En bajo coste se vuela como en normal (puedes llevar el carro incluso tipo Bugaboo hasta la puerta y facturar cosas de bebe aparte incluso aunque no vaya un bebe), salvo por el hecho de que no suelen dejarte pasar antes con niños, si nos ha pagado prioridad de embarque o asientos reservados, por lo que resulta pesadísimo esperar esa larga cola si estas sola o solo con el niño, que por más que le explicas, no quiere quedarse de pié esperando sin moverse hasta que se abra la puerta.
Ya con esta edad recomiendo llevar a los niños con un poco de hambre, como al supermercado vamos, y si eso se combina con sueño, pues aun mejor, porque así pueden pasar medio vuelo comiendo y medio durmiendo jajajaja. Siempre es bueno llevar un libro o juguete un poco "exclusivo" para esos momentos, que sea nuevo y un poco duradero y sino bueno, siempre podréis recurrir a portátiles, tablets...
Así que, los que tengáis la suerte de volar dentro de poco, feliz vuelo!!!!