14 junio 2013

Visita al Tierpark de Colonia, Alemania


Ahora que se acerca la época de vacaciones me apetece hablar de eso, y recomendar algunos de mis rincones así que al final de cada semana trataré de hablar de algún lugar o viaje que merece la pena hacer. Empezaré por los que he visitado, aunque también os contaré donde me gustaría poner la chincheta de próximo destino.





Hoy va de animales, porque estando en Colonia conocí un parque maravilloso (más bien me llevaron), el Tierpark de Lindenthal, donde uno puede ver que existe algo más allá de la tristeza de algunos zoos, donde ver animales en su entorno.









Colonia está en el Noroeste de Alemania, en la zona más cercana a Holanda, pegadito a Düsseldorf y a Bonn.Ya hablaré más detenidamente de Colonia, de todo lo que se puede hacer allí y de porque merece la pena visitarla,  porque es una ciudad preciosa, verde como Alemania en sí, rodeada de Parques y bosques, dividida por Rín y vigilada por su majestuosa catedral, el edificio más maravilloso e impresionante que he visto.
En este entorno se enmarca este parque, donde lógicamente no hay tigres, leones, elefantes o tiburones, si no que encontramos gallinas, cabras, ovejas, gansos, ciervos...animales autóctonos en praderas verdes.




Me encanta porque los espacios son enormes, los animales se encuentra cómodos, están bien alimentados y relajados, se les nota bien cuidados.






Los niños pueden darles de comer su propia comida;se adquiere en unas máquinas expendedoras, a 50 cts la cajita, se ayuda a financiar el parque, cuya entrada es gratuita y se experimenta el alimentar a los animales con la comida que deben tomar (no pan ni ganchitos vamos).













Si visitáis esta zona de Alemania con niños y os apetece que se sumerjan de una forma maravillosa en el entorno animal, no dejéis de ir a verlo; puede que no aparezca en la rutas turísticas clásicas, o que no cuente con el exotismo del zoo, pero os perderíais un sitio precioso y una experiencia que todo niño debería poder disfrutar.