18 junio 2013

LO QUE NO NECESITÉ PARA EL BEBÉ

Las tiendas de puericultura se me van a tirar a la yugular pero llevo mucho tiempo con ganas de escribir esta entrada.
Cuando nos quedamos embarazadas empezamos a pensar lo típico; ¿será niño o niña? ¿y gemelos? ¿como irá todo?.
Pasado el primer trimestre, cuando comenzamos a sentirnos más seguras de nuestro estado, el pensamiento va más hacia la habitación del bebé y todos sus accesorios, pero en muchas ocasiones, como mi caso, sobran la mitad de la cosas y ese dinero se puede invertir en otras cuando van creciendo, y me habría gustado leer algo así en aquellos momentos.
Empecemos por los "imprescindibles":

El carrito de paseo; me compré uno bastante caro, no el que quería porque este era más práctico para el lugar donde vivo. Error. Si pudiera rebobinar optaría por una silla de segunda edad, ya que a mi hija no le gustaba ir en el capazo y a mí me resultaba más cómodo llevarla en foulard y mochila.
¿Y como no comprarse un carro? Bueno, es una opción personal, pero no debemos dejar que las presiones familiares o lo que se considera "normal" nos agobie.
EDITO: Con la segunda lo estoy usando mucho más, lo tolera mejor y me a más libertad que la mochila para ciertos momentos en que estoy con las dos. El carro fue caro pero ha merecido la pena.

 El moises (o minicuna); me resultó muy cómodo porque me gustaba tenerla durmiendo en la misma habitación que yo y es más confortable que el carrito, que es lo que usa mucha gente.
EDITO: La segunda lo ha usado 1 día así que lo vendí de segundamano.
La cuna; la he usado en muy contadas ocasiones, está totalmente nueva y la verdad es que no debí comprarla o al menos, debí esperar a ver si la usaría o no, pero tampoco pensaba que colecharía. Tampoco he podido usarla en tandem porque mi cama es de estilo asiático y no puede encajarse de este modo.  Mucha gente compra una cuna convertible en cama pero a mí no me cabía en la habitación y tenía muy claro que hasta que no pasaran dos años o no entrara en la cuna, dormiría en nuestra habitación por lo que esa era la mejor opción.
EDITO: Lleva meses desmontada, Emma casi ni la ha usado ha sido la hemos llevado al puebla para usarla allí en verano en tándem con la cama.

A estos tres se añaden un sin fin de accesorios secundarios pero que alguien te ofrecerá regalarte o te dirá que puedes necesitar;
Kit de biberones; bueno, yo esto no lo compré hasta que no lo necesité.
EDITO: Emma ha usado biberón para la toma mientras trabajo. Con 1 o 2 es suficiente.

Esterilizador; salvo en casos de lactancia artificial exclusiva me parece un gasto y trasto inutil. Hay otros métodos para esterilizar y pasado el primer mes ya no es necesario así que, no lo veo útil para un mes.

Sacaleches; yo lo compré eléctrico y si lo he usado bastante en mis casi dos años de lactancia, para aumentar la producción, almacenar leche o dejar biberones hechos e incluso para hacer yogures de leche materna y croquetas.

Mini gimansio; nos lo regalaron en el primer reyes, porque pensé que le gustaría pero nunca le hizo ni puñetero caso. EDITO: Emma si se entretiene más con él.

Movil de cuna; lo habremos usado dos veces, cuando la dejaba en la cuna para ducharme o vestirme y se lo ponía mientras. Cualquier otro muñeco le habría servido. EDITO: Idem.

Cambiador; al final le terminas cambiando en un millón de sitios antes que en el cambiador y pasado un tiempo ya ni caben en él. Totalmente prescindible, no lo habría echado de menos.

Foulard; el mío era elástico y lo use 2 -3  meses escasos. Mejor uno que no lo sea porque es más cómodo y se usa más tiempo, aunque cierto que estos para los bebes pequeñitos son más confortables. No es mucha inversión pero es un suma y sigue. Eso si, se lo pasé a una vecina y gracias a eso el uso de portabebes se ha extendido bastante por mi barrio.

Mochila portabebe; imprescindible. No habría sobrevivido sin ella. Ya hice un post de esto.

Cambiador de viaje; yo no tengo aunque puede ser práctico si se sale mucho. Yo llevaba una toalla y una mantita de las cien que me regalaron en las cestas de nacimiento, y un cambiador desechable que sigue cerrado.

Contenedor de pañales; es cómodo pero acaba oliendo y tienes que tirar la bolsa antes de que esté llena. Según la disposición de la casa y donde este la basura puede ser un alivio claro, y desde luego es mucho más ecológico que las bolsas individuales para meter cada pañal.

Parque de juegos; el mío era estilo americano, de barrotes, más orientado a dividir la estancia o a que tuviera un lugar libre de perro para gatear. En condiciones normales el mejor parque es la habitación en si, sí la adecuamos a ellos.
Si, puede ser un sitio en el que sepamos que estén seguros, pero si ya tenemos cuna, carrito, mochila...sólo veo otra cosa más de uso 4 o 5 meses escasos, aunque yo en mi caso volvería a comprarlo.
EDITO: Ahora que ya Butch no está con nosotros em parque no tiene sentido. La dejo en la alfombra.

Andadores; yo no tengo y los clásicos me parecen horribles, pero existen unos alternativos diseñados como los andadores de ancianos que si creo son más adecuados. Supongo que es cómodo para el niño y los padres, no se, aunque de nuevo su uso se reduce a dos o tres meses.

Hamaquita: Yo tampoco tuve, los primeros meses llevaba el capazo y cuando fue más mayor a veces usaba algo parecido, sobretodo para dejarla después de dormirse, aunque también me servía el sillón o la cama y rápidamente dejé de usarlo. No la eché de menos. También me dejaron en típico asiento para que se sujeten solos cuando no se sientan. Es cómodo en determinados momentos, me gusta más que la hamaca porque están sentados y parecen más activos que siempreeeee tumbados.
Este si lo llevamos a playa y piscina y era cómodo, aunque no para que estén horas y horas.
EDITO: Con Emma hemos usado una que queda a la altura de la mesa y ha sido útil mientras cocino o durante las comidas hasta que la he pasado a la trona.



Columpio; Me lo prestaron y si le gustaba bastante, alguna vez, o sea 1 o 2, incluso se quedó dormida columpiándose. Te daba 10 minutos de respiro para ducharte, meter el pollo al horno o fregar los baños.

Trona; me compré una barata, la de Ikea. Es muy ligera y manejable por toda la casa, pero cuando se hacen un poco mayores pueden ponerse de pié solos y enseguida se les queda pequeña. Tampoco es muy confortable claro. Veo mucho mejor la Stokke o similares, porque me parece fantástica cualquier cosa que alargue su uso hasta varias edades. EDITO: Seguimos con la de Ikea porque no vamos a invertir en otra.
Trona de viaje; No tengo ni he echado de menos nunca. Me encantaba que comiera encima mío o de papá, incluso en casa, porque de esa forma aprenden mucho...aunque eso es otra historia.

Bañera; Si la compré, con patas para encima del bidé, aunque se podía quitar de las patas. Ha tenido mucho uso, hasta los 2 años, porque así evitamos llenar la bañera grande constantemente. Cuando empiezan a salpicar se mete la pequeña en la grande y listo, pueden seguir disfrutando del baño.
EDITO: Desde que se sienta usamos un asiento de bañera y se baña con Amanda así que la bañera fuera.

¿Olvido algo? Es posible pero si es así seguro que no lo he usado mucho!
Desde luego que todo esto depende mucho del tipo de crianza hacia el que uno esté orientado, del tiempo que tenga, de su casa, si hay más hijos...pero un bebe es feliz en brazos, cuando se sientan, son  felices sentados probando habilidades, cuando gatean quieren gatear y cuando andan, andar!!