05 abril 2013

Libros de la semana


Interior de la biblioteca Menendez Pelayo, Santander
Casi todas las semanas voy a la biblioteca y elijo dos o tres libros que nos acompañen esa semana, pues nos gusta leerlos antes de dormir.
La semana pasada llevé a Amanda por primera vez. Aunque hay sala infantil y allí nadie estudia, se inculca igualmente esa necesidad de silencio y tranquilidad, para mi gusto excesiva y que ella no respetó en casi ningún momento.

Hay que tener en cuenta que la sala infatil está separada de la de adultos y que tienen un pequeño espacio para prelectores y pequeños lectores, es decir, niños menores de 4 y 5 años, que por su naturaleza es complicado que estén callados muchos rato o que se acostumbren a hablar bajito durante más de 2 minutos.
Suelo elegir libros cortos, con ilustraciones bonitas y diferentes, y que hablen de algo que me guste, como sentimientos o naturaleza. No me gustan los libros con títulos tipo "A comer", a modo de imperativo. Tampoco me gustan los que hablan de compartir, o de dormir, o de comer...ni los cuentos clásicos que tienen partes crueles o desagradables o demasiado fuertes, como lobos que se comen a abuelitas o a cabritillos, o brujas que engordan niños para cocinarlos.
No me importaría coger libros de princesas, aunque nunca lo he hecho, mientras no sean sexistas (a mi criterio) porque en general me gusta la fantasía y creo que las princesas, como las hadas, las brujas, los duendes...son parte de este mundo de fantasía.
Ahora que llega la semana y el día del libro, abriremos el cerdito para ampliar nuestra colección, porque me encantan los libros; abrirlos, cerrarlos, tocarlos, olerlos y por supuesto leerlos.
Esta semana elegí:

Si, un clásico traducido a mil idiomas que aun no habíamos "leído". Me gusta mucho porque es visual, tiene poco texto y se puede sacar partido de muchas formas. Es bastante resistente y muy manejable. 


Me ha gustado el concepto de cosas dentro de cosas y que incluya una mujer embarazada. Aunque todo lo que engloba no lo termina de entender, le gusta bastante y le hace pensar...y creo que le gusta que le haga pensar. ES pequeñito, resistente y manejable. 



Personalmente es el que más me gusta de los tres. 

Es un libro de sentimientos con preciosas ilustraciones, aunque ya es un poco mayor para el tema besos, sin embargo le gusta leerlo y verlo. Le hace gracia. Es grande, por lo que visualmente es atractivo, pero no lo manejan fácilmente y las hojas no son especialmente resistentes. Como el texto es poco y está escrito en forma de diálogo, puede ser interesante para primeras lecturas.