06 septiembre 2014

A vueltas con la crianza con apego...otra vez


Me he dado cuenta de que se habla mucho de esta crianza pero seguimos sin tener claro que es eso de la crianza con apego, respetuosa o consciente.




William Sears, pediatra norteamericano padre de 8 hijos acuñó el término "Attachment parenting" del que se traduce con más o menos acierto "crianza con apego" allá por los 90. Según se puede leer en la página del Dr. Sears, Attachment parenting es, y copio literalmente:

"... is a style of caring for your infant that brings out the best in the baby and the best in the parents. Attachment parenting implies first opening your mind and heart to the individual needs of your baby, and eventually you will develop the wisdom on how to make on-the-spot decisions on what works best for both you and your baby.
A close attachment after birth and beyond allows the natural, biological attachment-promoting behaviors of the infant and the intuitive, biological, caregiving qualities of the mother to come together. Both members of this biological pair get off to the right start at a time when the infant is most needy and the mother is most ready to nurture. Bonding is a series of steps in your lifelong growing together with your child". 

Bill Sears y sus nietos


Como podemos leer, no habla de colecho, ni porteo, ni dejar llorar, ni dar teta...habla de abrir en primer lugar nuestra mente y nuestro corazón hacia las necesidades individuales del bebe y de dejar que se establezca un vínculo cercano desde el nacimiento de tal forma que se despierten los instintos naturales de ambos permitiendo que cree esa relación especial entre madre y cría. 


Esta crianza se basa a su vez a una teoría del mismo nombre, teoría filosófica desarrollada por el psicoanalista John Bowlby, donde pone de manifiesto a través de diversos experimentos independientes (llevados a cabo en distintos lugares y por distintas personas) con humanos y animales, la necesidad de apego seguro de los individuos frente a otros tipo de apego como el ambivalente o el evitativo, y las posibles consecuencias en los individuos de cada uno de ellos. 

A muchos no les gusta oir (ni leer) que no crían con apego, les hace sentir que son peores madres (y padres) y que no quieren a sus hijos, y sobretodo, les hace sentir que se les acusa de ello, aunque lo nieguen. Pero igual que las teorías relativistas o atómicas obedecen a unos principios, otras teorías como las filosóficas también. Si estas teorías filosóficas derivan en sistemas económicos (Sociedad capitalista Burguesa de Marx) o de gobierno (democracia desde Platón y Aristoteles), tendrán unas claras directrices, y con la crianza ocurre exactamente igual.
Frente al apego cercano, el seguro, están los métodos conductistas, no el desapego (lo correcto sería el apego inseguro o el apego ambivalente), cuyo exponente fue Ferber . El testigo lo recoge en España más recientemente un médico un personaje más cercano a nosotros, el Dr. Estivill que copió en su  famoso libro parte de aquellos métodos.

HolisticSquid.com

El máximo esponente de estos métodos radica en la creencia de que los niños deben aprender a dormir y que cualquier bebe que no duerma como ellos cren que tiene que hacerlo (algo contrario a la naturaleza según otros estudios), debe seguir unas pautas entre las que figuran los famosos tiempos medidos de llanto, que van aumentando hasta que conseguimos que el niño duerma solo, toda la noche en su cuna. Desde el punto de vista del apego seguro, lógicamente esto no lo es. 
Ferber llegó a calificar de inseguro el colecho, lo que le ha llevado recientemente a tener que, no sólo retractarse en base a evidencias sino afirmar que el colecho puede ser beneficioso. Estivill ha seguido un sendero parecido afirmando que su método no es para niños menores de 3 años, sino para niños con problemas de sueño, algo que iría un poco más en consonancia con las necesidades fisiológicas de los bebés. No he leído su libro entero, no es literatura que me interese, con lo que desconozco si en el mismo apuesta por otra cosa o lo omite. 
Estivill, que recordemos es especilista en sueño, también ha desarrollado una teoría similar en lo que a alimentación se refiere, también con una base conductista que va en contra de la creencia de autoregulación con que nacemos los humanos que nos hace comer exclusivamente por necesidad, no por ansia o gula, y que vamos perdiendo con la edad, especialmente si nos obligan a comer por encima de nuestras necesidades. Espero que sus conocimientos alimentarios sean consecuencia y no causa de la obesidad que le hizo tener que someterse a una reducción de estómago, por el bien de los padres desesperados que decidan quemar este cartucho

Pero volvamos al apego, al apego seguro: criar bajo estos criterios significa priorizar ciertas necesidades del niño sobre otras tanto de él como del exterior, criar con respeto significa respetar los ritmos del niño sobre las necesidades y convenvionalismos sociales e incluso sobre algunas de nuestras necesidades.
Criar conscientemente significa permitir que se establezca ese vínculo desde el nacimiento, desarrollarlo a través del tiempo así como conocer las etapas de maduración del niño e ir atravesándolas de la mano, no asumir que los "terribles dos años" lo son porque los niños se vuelven tiranos porque alguien una vez decidió llamarlos así, ni pensar constantemente que con 3 años "nos retan porque les divierte" en lugar de entender todo lo que va experimentando su cerebro y empatizar con ellos. Ser consciente es asumir que nuestros hijos se crian con el ejemplo, no con la palabra.
Ciertas voces femeninas se alzaron y se alzan en contra de esta crianza por considerarla extremadamente exigente con las madres, por hacerlas perder su independencia y por obligar a madres trabajadoras fuera de casa a hacer turnos de trabajo dentro y fuera de 24 horas, a la par que se demoniza a las madres que no optan por esta crianza, tachándolas de "menos " madres o egoistas. 
No negaré que puede ser exigente y agotador, especialmente si tu bebé es de alta demanda y nace que parece que ha devorado toda esta literatura, por eso hay que entender que haya madres que no puedan mentalmente asumir todo esto y que centrarse en ello les ocasione un estado de ansiedad constante pero 
es que como ya he dicho no se basa en el pack parto respetado+lactancia materna+ colecho+porteo+ lactancia prolongada+ escuela libre+ homescholing si no que se vale de estas herramientas, total o parcialmente, para llevar a cabo de mejor forma y más cómodamente las necesidades instintivas que pan apareciendo, es como si una cosa pidiera lo otro, pero no son condición sinequanon usarlas para llegar a ese apego seguro ni todos los que las usan crian con apego, por lo que muchas veces es mejor pararse a engranar las piezas para que toda la familia sea feliz de la mejor forma posible. En defensa de una crianza con apego en la que la madre no sólo no tiene que renunciar a su vida sino que no debe hacerlo, surge el concepto del continuum.




¿Y qué es el continuum? El concepto del continuum lo desarrolla una escritora neoyorquina, Jean Liedloff, que tras convivir con diversas tribus y observar sus costumbres de crianza aseguró que las necesidades de contacto del niño son constantes para su equilibrio presente y futuro, y que, como si de una exogestación se tratara, el bebé debe acompañar siempre a su madre como testigo pasivo en todo lo que hace sin que esta deba de renunciar a toda su vida tal y como la conocía antes, algo extendido en otras culturas donde el bebé es porteado para trabajar, recoger la cosecha, hacer las tareas del hogar o asistir a cualquier sitio. 




De este concepto derivan necesidades como la de lactancia a demanda y prolongada para algo más que alimento, las necesidades de colecho para garantizar un vínculo seguro las 24horas, la inclusión de nuestro hijo en nuestra vida normal de forma pasiva y observadora, la enseñanza de niños mayores a pequeños cuando estos comienzan a andar y la confianza en la capacidad de supervivencia de nuestros hijos dejándoles cierta libertad para experimentar, para decidir, para correr, caerse y levantarse. 
Es decir, que en un mundo ideal criaríamos con apego porteando a nuestros hijos mientras no pueden hacerlo solos a cualquier parte. ¿Recordáis aquella imagen de una eurodiputada que lleva a su hija a las sesiones de vez en cuando? 







Si os interesa profundizar en todo esto os animo a leer "El concepto del Continuum: en busca del bienestar perdido" uno de mis libro favoritos. 
Esto último enlaza magistralmente con parte de la doctrina acuñada por la gran María Montessori y que se sigue en tantas y tantas escuelas libres y casas donde se práctica el homeschooling. 

Montessori

Aunque se que me dejo muchas cosas en el tintero y que muchas de vosotras podríais profundizar muchísimo más, quiero que este resumen sirva para que se vea como todo va encajando, pero con un como y un porque, no deriva de modas de famosas, de comunas hippies ni de autores que quieren vender libros (aunque haya de todo esto), y por supuesto, no es una crianza asociada a una época de crisis donde es mejor que las mujeres se queden en casa ante la evidencia de falta de trabajo, algo que he leído hace poco en un artículo absurdo que sólo demuestra la falta de información que llega a ignorancia, de su autora. Como ya he dicho, tiene más de 20 años.

Y es por todo esto que la crianza con apego se llama así, y nos guste más o nos guste menos, está claro que hay una serie de actitudes importantes para ciertos padres que no encajan en estas directrices y que, lógicamente, les hace no pertenecer a este colectivo por decisión propia y que no deberían sentirse atacados cuando otros padres que si asumen como buena esta crianza la defienden e intentan argumentar el porque. 
Cuando unos padres decides criar de cualquier forma, tanto con apego como con una crianza más convencional (quitando evidentemente conductas agresivas o de fuerte desarrigo) entienden, en general, que es lo mejor para sus hijos, y por eso lo hacen.
¿Significa que sean mejores o peores padres? Es una pregunta absurda que nunca sabremos y establecer una comparación es imposible tanto en cuanto cada individuo es lo diferente, pero esta claro, y decir lo contrario es engañarse, que cuando unos opta por una u otra forma es porque creen que esa es la mejor  y es como debe ser,  porque hacer lo que creemos que es mejor para nuestros hijos es lo que nos hace, en esencia, ser buenos padres.  


es.wikipedia.org/wiki/Conductismo