21 septiembre 2014

El lado oscuro de Bb


Y es que tras leer el post de Baberos y claquetas, me he sumado a su iniciativa.

www.fineartamerica.com


Todos hemos asistido a las típicas conversaciones donde el objetivo es conseguir que nuestro hijo sea "más", sepa más, salte más alto, empiece a andar antes o incluso sea el más gamberro...lo importante es dejar claro que es más.
Bb ha sido un bebe y ahora es una niñita adorable, es la mejor hija que puedo tener y es lo que tendría que ser una niña perfecta. A veces llora, a veces se enfada, a veces hace lo que quiere aunque no sea lo que yo quiero, a veces se niega a dar besos, a veces contesta mal...vamos que es una niña perfecta porque se comporta como le toca.
No sabría decir hasta que número se sabe ni hasta que número cuenta realmente (que es diferente), ni que letras reconoce, porque son cosas que de momento no me preocupan ni me enorgullecen especialmente, aunque reconozco que si que me gusta que sea ágil, que pronuncie bien el inglés ( también el inglés ese que inventa), que le guste probar todo y que se duche sola, pero no podemos pedir independencia, carácter y agilidad para lo que consideramos bueno, y dependencia, torpeza y sumisión para lo que consideramos malo a unos bebes y niños que no entienden ni son capaces de discriminar. 

Cuando empezó a andar le encantaba ir a sentarse en la cama del perro y comerse sus bolas, lógicamente le gustaba y gusta probar cosas y era un bichito escurridizo. Como sabía que se las quitaba incluso de la boca se llevaba una disimuladamente y se las comía a escondidas, agudizaba el ingenio. Jajaja ahora me río pero entonces no me divertía tanto, que una sabe como se hace el pienso animal y no es que sea lo más adecuado para un bebé. Y es que o desarrollas 8 brazos y ojos en la nuca o es imposible no perder detalle. Llegar y encontrártela en el suelo con la cara raspada porque en los 23 segundos que has tardado en ir a por un trapo para limpiar el cristal de la puerta del jardín ella, con 18-20 meses, se ha subido a la tumbona, ha intentado dar un salto y se ha caído de ella.
Ala, Bb a urgencias y mama pensando que para una vez que me da por limpiar este es el resultado y sintiendose fatal. 

Varios meses después siguió agudizando el ingenio y me tiro varios cubos de agua en la tarima de la habitación para ponerse las botas de agua. ¿Y que hacía yo mientras? Hablar por teléfono con mi madre, 5 minutos debieron ser porque hablar todos los días no da para largas conversaciones.
Ese dia me habría tirado por la ventana pero como tenemos rejas hice algo más práctico: cerré el bidé. Si, ya se que esto va en contra del continuum, de montessori y del feng shui pero arriesgarme a un cambio de tarima es demasiado vivir al límite. Os gustará saber que hace meses (o años) que el bidé vuelve a ser de uso democratico pero hemos entendido la necesidad de cuidar el agua (y mi salud mental).
Otra de esas cosas prohibidas, (porque si, en mi casa hay normas y cosas prohibidas), es la de subirse a las rejas: oir desde el jardín "mamaaaa socorro" y encontrarte a un Bb de 2 años en lo alto de la reja de una ventana me sirve como test de salud cardiovascular con una vez. Aun así ella probó más veces claro...le costó entender que las rejas son caras, sirven para evitar que alguien no invitado entre en casa y están ancladas como todo lo de obra nueva, mal. Ya no se sube aunque le sigue llamando poderosamente la atención.
También se aburrió de deslizarse por los agarraderos de la puerta de la nevera ( nevera tipo side by side con dos puertas) y tubo que dejar de saltar en nuestra cama cuando el colchón pasó a ser un viscoelástico, porque ya no le da bola. En esas dos guerras saqué bandera blanca porque oirte constantemente No, No llegar a ser terrible hasta para una misma. 

El cambio de colchón sigue sin gustarle, y es que la decoración de la casa es algo que interesa mucho a Bb, por eso decoró con rotuladores de varios colores nuestro mueble lacado en blanco, llenó de pegatinas la mesa de cristal y de manos pegajosas cualquier pomo, interruptor, grifo...que se interpusiera en su camino. Hay cosas de las que ya no hay ratros pero de lo último, eso será imposible que desaparezca en años.
Y más que años necesitará Mac para recuperarse, porque la peor de las peores fue dejarla viendo unos dibujos en Mac y oirla desde la habitación "bebe, bebe" y comprobar que efectivamente el Mac bebió.
Realmente no puedo contar grandes desastres ni trastadas, ni tampoco grandes proezas ni genialidades de sobredotación, supongo que influye el hecho de que salir al jardín y volver rebozada en barro me parecía (y parece, porque hoy lo ha hecho) hasta sano, o tirarse el agua encima al intentar beber es algo racionalmente normal, o probar a pintarse con un rotulador es algo que entra dentro de la lógica con que puede actuar un niño, o coger el pintauñas y pitarse ella sola es totalmente lógico,  eso si, para evitar excursiones indeseadas nada mejor que cerrar la casa con llave mientras una dedica 3 minutos y 38 segundos a ducharse...tampoco hay que tentar a la suerte. 


¿Cuál es la perfección de los vuestros? 






*Foto tomada de Fineartamerica a través de Pinterest.