03 agosto 2014

Viajar a Conil de la Frontera...con niños


Playa de Zahara de los atunes



Bueno, pues después de nuestras vacaciones llega lo inevitable: deshacer maletas, poner 300 lavadoras, hacer una dieta depurativa y escribir este post. Sobra decir que los hechos no han ido en ese orden y que el post se ha hecho de rogar pero aquí está, por si alguien piensa poner rumbo al sur.



¿Porqué Conil?
La elección fue rápida y fácil, ya que es un destino al que le tenía ganas, ampliamente recomendado y visitado y que podía ofrecernos lo que buscábamos, mejor dicho lo que buscaban padre e hija porque yo, que no soy muy de playa, me habría ido a Londres sin despeinarme que era nuestra primera idea.
Al final cedí ante la promesa de un viaje invernal más a mi gusto y que ya estoy planeando. 

Trayecto odioso
Odioso donde los haya, A5 hasta Sevilla y luego dirección Cadiz,  porque hay tramos de carretera en que uno parece metido en el día de la marmota version "road", especialmente el tramo de la AP4 que se hace interminable.
Pero no todo el trayecto es igual ya que a unos 180-200 km de Madrid podemos ver el campo salpicado de cigüeñas y encontrar nidos sorprendentes.
A esa altura además podemos ver también toros vivos, en paz, y contemplar que precioso es este animal.
De nuevo a unos 360 km podemos ver hectáreas de vides maravillosas, de un verde intenso sobre suelo arcilloso, cuidadas, limpias y que apuesto poco o nada envidiarían a los campos de la toscana (o eso quise pensar sumida en el tedio.
La ruta por supuesto varía según el origen...pero siempre se puede aprovechar para visitar rincones maravillosos que por suerte los tenemos.

Alojarse en Conil

En Conil, como cualquier sitio de playa, hay alojamientos de todo tipo y para todos los bolsillos, quizá menos que en un Benidorm o Salou, gracias a que los edificios no superan las 3 o 4 alturas y que el espacio ocupado tampoco es muy grande.
Nosotros elegimos el hotel FuerteConil, un hotel de 4 estrellas con certificado medioambiental situado en la playa de la Fontanilla, en una urbanización que se llama Fuente del Gallo y que está a unos 10 minutos andando del centro.
El hotel en principio asustaba un poco por sus más de 400 habitaciones pero al llegar allí vimos que se divide en dos hoteles bajo un mismo recinto con instalaciones individuales para cada uno, por lo que al final el susto de poder estar más de 800 personas en los mismos sitios no se pasa y en todo momento parece un hotel donde terminas casi conociendo a la gente.
El hotel tiene salida trasera que da acceso al inicio de lo que sería el paseo marítimo y luego a la playa, pero no es un acceso directo a la playa. Por otra parte teóricamente este acceso respeta el parque de la Fontanilla lo que es Plausible, aunque la realidad es que ese parque está sucio y descuidado y lo que podría ser un agradable paseo hasta la playa se convierte en un mero trámite.

Habitación del hotel fuerte Conil
La habitación amplia y cómoda, tiene la política ya vista en muchos hoteles de no cambiar sábanas y toallas si no lo pides, algo lo que significa que tu decides al respecto.

Tampoco dan las típicas cosas de aseo salvo que lo solicites, aunque en la bañera hay un dispensador de gel, en el lavabo pastillas de jabón y un paquete de pañuelos de papel.

Hay gente que se queja de esto pero de nuevo no es mi caso porque viajo con mi champú, el del padre y el de la hija, con los cepillos de dientes y hasta con el secador de pelo (aunque haya). Como está la opción de pedirlo no veo problema alguno y si creo que al final terminamos llevándonos esos botecitos para no usarlos jamás, hasta que al cabo de un tiempo. hartos, los tiramos.
Las piscinas del hotel nos han encantado, no solo por su temperatura y por haber para todos los tamaños, sino también porque se mantienen con sal, con lo que irrita mucho menos tanto por dentro como por fuera.
El hotel disponía de club infantil donde dejar a los niños para, por ejemplo, hacer alguna de las actividades que proponen para adultos. Me consta que los niños estaban deseando ir porque pude oir incluso amenazas de castigo con no ir al miniclub, aunque Amanda no se quedó y no os puedo contar la experiencia en primera persona. 
Estas "amenizaciones" incluye actuaciones nocturnas hasta pasadas las 11, por lo que si quereis descansar y desconectar y os toca, como a nosotros, frente al bar, será complicado hacerlo hasta que termine. Aunque nos resultaba molesto, al final no pedimos cambio de habitación porque para otras cosas era bastante cómoda y me dio pereza recoger otra vez todo para cambiar, así que cada noche nos tocó dormir cuando nos dejaron. Cuando vas con una niña de 4 años que no para en todo el día, y que se levanta a las 9 o incluso las 8 pues lógicamente a las 22 está en la cama, y tu estás tan agotado que te apetecería hacer lo mismo o relajarte con una película sin tener flamenco metido en el oído.

Elegimos media pensión, desayuno y cena, y una vez más se nota que es un hotel friendly kids porque el personal es especialmente atento con los niños y eso se agradece mucho. Aunque parezca algo obvio lo de tratar bien al cliente, en muchos sitios no ocurre.

Playa de La fontanilla. Conil de la frontera

Se hace aburrido cenar 10 días en el hotel pero es cómodo con niños y económico porque te cobran una parte del menu infantil o no te cobran nada incluso, según la edad y según la oferta elegida.
Que hacemos en Conil
Pero por muy bien que estuviera el hotel había vida más allá de sus muros...la playa estába muy bien, sin algas, limpia y sin aglomeraciones. Un sitio agradable para pasar las tardes con esa brisilla que lo hace más llevadero y con los chiringuitos justos para tomarse algo. 
Desde la playa se accedía a lo que pudiera llamarse paseo marítimo y que llevaba en 10-15 minutos al centro: calles estrechas plagadas de bares, restaurantes, tascas, tiendas y gente, bastante gente.
Cerca del centro había un parque de bolas con colchonetas y castillos hinchables al aire libre en el que se podía saltar un rato o bien dejar a los niños una hora o dos mientras uno da una vuelta por el pueblo, eso sí, de uso pasadas las horas principales de calor.
En esa zona también hay un mercado con puestos playeros y hippies, y varios fuestos de señoras que te hacen una o varias trencitas al más puro estilo afro. ¡Por fin Amanda pudo hacerse trenzas!

Trencitas en el centro de Conil
Que se puede visitar fuera de Conil
Pero lo bueno de Conil es que alrededor se pueden visitar otros sitios como Zahara, Caños de Meca o Véjer.

Visitar Vejer de la frontera es obligado porque como reza un cartel a la entrada es "uno de los pueblos más bonitos de España". La playa de El palmar, cardioprotegida, no está en el puepuepueblo pero eso no es lo más bonuto de vejer, si no que l bonito son sus calles empedradas, sus cuestas imposibles, sus casas blancas hssta deslumbrar y su castillo.
¡Cómo dusfrutamos la visita al Castillo! Al entrar se nos acercaron unos boyscouts para ofrecerse a hacernos una visita guiada gratuita. Por supuesto aceptamos, ¡cómo no hacerlo!
Y entonces dos niñas de 9 años ataviadas con su pañuelo scout nos llevaron a traves del castillo mientras nos recitaban "de carrerilla" lo apropiado a cada sala. 
Si vais por la zona no dejeis de disfrutar de una de las mwjores visitas guiadas que se pueden tener...quizá no son las más leídas ni que las que más saben pero la iniciativa es sin duda plausible.
Al terminar no olvideis darles un donativo para el grupo y firmar el libro de visitas.

Desde ahí merece la pena seguir el paseo por las tiendas de artesanía y productos típicos de andalucía y comer por la zona del mirador, en la parte alta del pueblo.

Caños de Meca 
Caños de meca es un lugar más tranquilo y alternativo, con playas más estrechas y mayor oleaje.

Pero la playa de Zahara de los atunes fue ideal, una playa estrecha, con oleaje, con la gente justa y muy limpia.
El pueblo también es ideal, con un centro precioso en la zona de la muralla, aunque elegimos para comer un restaurante en primera linea de playa donde se perdía uno mirando el mar.

Aunque como todos los viajes se acabó, la experiencia ha sido muy recomendable y la zona ideal así que seguro que repetiremos. 


Anochece en Conil de la Frontera