16 junio 2014

El Teff o lo que parece un nuevo superalimento



Cuando leí eso de "el cereal de las delgadas" en cierta revista pensé que que buena forma (y que frívola también) de enchanchar a las mujeres para que lean el artículo. En mi caso lo consiguieron. 


Pero de ese artículo saqué muchas cosas positivas porque ni siquiera conocía el Teff y creo que ha llegado a mi cocina para quedarse. 

Efectivamente el Teff es uno de esos nuevos "superalimentos" occidentales que, irónicamente, suponen una de las principales fuentes de alimentación de Etiopía desde hace más de 5000 años, es decir, que en las zonas de las que es originario el hombre ya hace mucho que se conoce el teff. Este cereal,  gracias a su alto valor proteico y bajo índice glucémico se convierte en un prometedor sustituto de harinas blancas o integrales de trigo. Tampoco tiene gluten, lo que supone además un nuevo aliado para los celiacos. 
En definitiva, parece abrir un nuevo camino para celiacos y diabéticos y supone una alternativa hacia productos menos refinados, con menos azúcares y con mayor cantidad de fibra, pero ojo, no significa que no tenga hidratos de Carbono porque es un cereal, lo que significa es que sus H de C son de liberación lenta, como los de las verduras digamos, por lo qe no producen picos de glucosa en sangre sino que se van liberando lentamente al torrente sanguineo. 
Entre sus otros beneficios está su poder saciante y regulador del apetito, su capacidad para conservar más frescos los alimentos, el hecho de que refuerza el sistema inmunitario y que es una fuente natural de minerales como hierro, calcio, manganeso, fósforo, cobre y magnesio, es decir, una gran cantidad de microelementos esenciales para nuestro en organismo en muy pequeñas cantidades pero que a veces debido a las dietas poco variadas y excesivamente cocinadas no se llegan a cubrir. Además, según parece, la composición del Teff, con menos ácidos fíticos que trigos y avenas, hace que nuestro cuerpo extraiga todas sus virtudes (aminoácidos) de forma más fácil que con otros alimentos y en mucha mayor cantidad, ya que los ácidos fíticos bloquean esta absorción parcialmente,  lo que pone a disposición de nuestras células los elementos necesarios para reparar sus mecanismos y tejidos. 

¿Cómo contribuye a mejorar el sistema inmune?
Parece ser que su composición de lisina y calcio, fortalecen las funciones de nuestro cuerpo y que las fibras del Teff suponen un gran aliado al funcionar como un probiótico y estimular la flora intestinal. 
Además proporciona elementos esenciales para la producción de los tan necesarios antioxidantes que se sabe son vitales para corregir células recién formadas que pueden presentar informaicón genética alterada. (Extraído de Teff, un alimento del Futuro ).

Información nutricional del teff vs. harina de trigo integral vs. harina de trigo refinada (por 100 g. de harina): Aquí os dejo una comparativa orientativa de lo que aporta cada harina, donde se ve que posee menos hidratos de carbono y bastantes más aminoácidos, si bien la proporción de fibra no resulta más alta que la de la harina integral lo que es lógico debido al tamaño de ambos granos. 



  • Valor energético: 330 Kcal -  339 Kcal - 364 Kcal. 
  • Proteínas: 13,3 g - 13,7 g - 15,40 g
  • Hidratos de Carbono: 65, 4 g - 72,57 g - 76,31 g 
  • Grasas: 2,1 g - 1,87 g - 0,98 g
  • Fibra: 7,9 g - 12,2 g - 2,7 g
  • Calcio: 170 mg - 34 mg - 15 mg
  • Potasio: 480 mg - 405 mg - 107 mg
  • Hierro: 5,4 mg - 4,64 mg - 3,88 mg
  • Vit. C: 0,2 mg - 0 mg - 0 mg
  • Manganeso: 3,8 mg - 3,79 mgcg - 0,86 mcg
  • Cobre: 0,7 g - 0,38 mg. - 0,14 mg
  • Zinc: 4,4 mg - 2,93 mg - 0,7 mg
  • Magnesio: 186 mg - 138 mg - 22 mg. 

Actualmente se cultiva mucho en España lo que significa que no, no se les quita a los pobres etiopes para que lo tomemos los demás (esto me lo han preguntado, si) y es relativamente fácil encontrarlo en cualquiera de sus tres formatos:
  • Grano: de grano diminuto, el más pequeño de los cereales, lo que le hace cundir más en contraposición de otros mayores. 
  • Copos: ideales para añadir a yogures, leche o quesos o bien para cocinar panes dulces o salados.
  • Harina: puede usarse como sustituto parcial de otras harinas pero ojo, no leva igual que el trigo aunque es capaz de producir una especie de auto fermentación gracias a la cual se consigue el pan etiope, una especie de pita. La harina de Teff cocida se vuelve gelatinosa por lo que es ideal para dar cuerpo a ciertos platos, pues contiene gran cantidad de almidón. 


En este link (de el que también he extraído algunas fotos) podréis encontrar recetas y en breve publicaré algunas que he realizado y que me han gustado bastante. 
Respecto al sabor, no aporta demasiado, aunque se nota el toque integral y que la masa de pizzeta a la que se añade Teff (no hecha integramente con él) por ejemplo, es más densa, tarda más en cocerse y luego llena mucho más, lo que hace obligado hacerla bastante finita para que no sea lo predominante. 

¿Conocéis el Teff? 




Fuentes: 
www.teff.es
www.keypro-nutrition.com
www.wikipedia.com