01 junio 2014

Tarta de serpiente




Hay muchas formas de hacer una tarta original en casa sin llenarla de fondant y sin gastarse demasiado. No es que el fondant no me guste, porque se consiguen cosas preciosas,  pero reconozco que es complicado de trabajar, puede ser caro y encima si los niños son muy pequeños y se lo comen puede alterar aún más su comportamiento por el chute de azúcar.
Una de las formas es comprar un molde de silicona de cualquier forma y otra, esta, es hornear un bizcocho, cortarlo con plantilla y "montar" una figura concreta.
La serpiente es una de las más fáciles porque requiere pocos cortes.



Horneamos el bizcocho en un molde circular, lo cortamos a la mitad y le quitamos un circulo interior, proporcional al exterior y con el mismo centro. 
El círculo interior cortado a la mitad será la cabeza de la serpiente/oruga/gusano.... y con lo de fuera haremos en cuerpo. 
Los ojos y los dientes (que se que las serpientes no tienen dientes pero a mi ayudante le hacía ilusión) los hice con fondant y la cubrí con una especie de ganaché de chocolate blanco teñido de verde con colarente de tiendas de repostería, que con muy poca cantidad dan mucho color, y lo añadí con la manga. 





Hay muchas más formas.  Podéis encontrar más ideas en mis tableros de pinterest recetas para niños y sweets muy sweets.