10 marzo 2013

HACIENDO UN SEMILLERO

Entre febrero y marzo suele ser la fecha de crecimiento desde semillero de la mayoría de plantas que tradicionalmente tenemos en nuestra huerta por lo que, si tenéis pensado cultivar alguna, este es el momento. 
Se puede tener un huerto en el un gran jardín claro, esto es lo ideal, pero también se puede tener en uno pequeño, una terraza o un balcón. Solo hay que organizar el espacio correctamente y controlar el crecimiento de las plantas que lo harán en maceteros, no en el suelo. 
Además habrá que guiarlas para que no se expandan de forma horizontal sino vertical....pero bueno, primero dejemos que crezcan. 
Para hacer el semillero necesitamos: 

- Recipientes para propagación; yo usé comerciales porque tenía del año pasado, pero pueden usarse muchos productos reciclados para este uso. Aquí os dejo unas fotos de cosas que podéis usar. 

- Semillas; se venden en casi cualquier sitio, desde centros comerciales hasta viveros o floristerías, aunque también podéis intentar desecar vuestras propias semillas a través de los productos que consumís, aunque es posible, debido a las modificaciones que se hacen de los productos que usamos para consumo, que las semillas no sean válidas. 
Lo mejor es que vengan herméticamente cerradas en un paquete de papel donde no pueda darles luz, sol ni calor, porque el almacenamiento de semillas es sensible. abierto se pueden guardar de un año para otro pero algunas de ellas ya no crecerán. Yo he elegido perejil, pimientos de padrón, pepino, tomate, puerro y fresa, y también he plantado unas lavandulas (officinalis) para poner en el jardín delantero. 
- Sustrato vegetal.
- Agua
-Una bandeja para colocar los recipientes, mejor  con agujeros abajo para que el agua que sobre no se acumule. 


1-.Cogemos los recipientes y los distribuimos según lo que vayamos a plantar en ellas, marcando los recipientes de algún modo para poder distinguirlos. 


2. Los llenamos hasta la mitad de tierra, añadimos las semillas y los cubrimos hasta arriba, apretando ligeramente la tierra para que las semillas estén en contacto con esta. 



Esto perfectamente podéis dejar que lo hagan los niños; encima de la mesa de la cocina, subida a una silla, con una cuchara sopera y un recipiente lleno de tierra la verdad es que se hace cómodamente. 

3. Colocar en la bandeja y regar. 



Ya sólo nos queda esperar a que comiencen a germinar!!!!

Lo bueno de estos recipientes, así como cualquier otro que sea orgánico, es que para el trasplante a suelo o maceta, no hace falta sacarlo, cosa que no ocurriría con los típicos recipientes de yogur que hemos usado más tradicionalmente, arriesgandonos a romper las plántulas o las raices en el transplante.