18 febrero 2014

Odio Doraemon




El título quizá desvela demasiado, quizá no tenga mucha más miga el post,  pero es que no cabe otra cosa que empezar así; odio Doraemon.

Para ser justo diré que no me refiero al pobre gato-robot que es el único que se salva un poco en ese despropósito constante que se han empeñado en hacer con la serie de animación; el gato es un poco raro pero como viene del futuro pues bueno, no se puede cuestionar mucho ni su bolsillo infinito ni su extraña glotonería para ser un robot ni su "amor" por una gatita de verdad...Es lo bueno de poner que algo viene del futuro; mientras el Delorean no funcione en la vida real no podemos saber como será el futuro ni desmentirlo.



Pero claro, Doraemon, la serie, y las películas, no sólo tienen al gato, sino que tienen un sinfin de personajes a cual peor, porque transmiten unos valores que de verdad, no pueden ser peores... Bueno si pueden, pero para ello tendrían que incorporar drogas, sexo y lenguaje no adecuado y supongo que ya pasaría a ser lo que dicen que es El Lobo de Wall Street.

Es curioso que a nadie se le pase por la cabeza hacer un capítulo dirigido a niños donde niños se emborrachen o hagan un pastel de marihuana, pero sin embargo nos parezca normal que haya un abusón que constantemente amenaza y pega a sus "amigos", creando una situación ante la que nadie hace nada. Como si lo más normal del mundo fuera que el más grande y fuerte y gordo del grupo de amigos se dedique a amenazar y pegar al resto cuando no es el primero en leer los comics ajenos, jugar con los videojuegos ajenos o, en general, cuando quiere conseguir algo de alguien por muy injusto que sea. ¿Y qué pasa con los padres? Pues nada, a ninguno le importa parece ser, aunque bueno, hay alguna escena en la que la madre de abusón le da más de un "cachete" de esos que la gente llama "a tiempo" pero que, visto lo visto, no le surten efecto a gigante. Me atrevería a decir incluso que estos cachetes agravan su constante agresividad.

Pero no toda la culpa es de gigante, porque reconozco que Nobita, el protagonista,  puede llegar a sacar el instinto asesino de cualquiera incluso varias veces en el mismo capítulo; un niño que no es que sea un desastre, no, no es que todo le salga mal, no, es que pone de manifiesto como con el mínimo esfuerzo puede llegar a obtener siempre casi todo lo que quiere; como siendo un niño vago, perezoso y quejicoso, al final siempre alguien le saca del apuro...el gato claro, que tiene mil inventos que usar. Y como, si alguien te amenaza, te pega, te trata mal, te obliga a hacer cosas...pues tu le temes y lo haces y no sólo continúas siendo su "amigo" si no que además actúas, la mayor parte del tiempo, como si la situación la hubieras provocado tú.
Nobita vive en una casa con un padre fumador, porque debía ser imprescindible eso de que el padre fuera fumador para darle más carácter al personaje, un hábito que todos sabemos es precioso y nada nocivo....ideal para reflejar en algo que ven millones de niños. Su madre es ama de casa, y no tiene especial relevancia en la serie, no más allá d recriminar a su hijo que saque ceros o que duerma siestas, pero ayer vi una parte de un capítulo en que, debido a un invento raro, el padre lanzaba a la madre contra la pared...y la cosa quedaba ahí, cenando, con un simple comentario de "no me acerco a tu padre a ver si me va a dar otra vez"...¿Pero?
Ya, hacer chascarrillos en unos dibujos infantiles de algo tan serio como es la violencia de género es que me supera.

El resto de personajes no son mejores; un rico repelente que disfruta haciendo la pelota al matón, matoneando con el cuando le dejan, como esas hienas que guardan las espaldas a los leones para poder rebañar sus sobras,  y restregando lo que tiene a los demás, todo eso a partes iguales.
Y por último la chica, mi favorita; sosa, pánfila, aburrida, ultra femenina, empollona, le encanta hacer cosas de chicas (aunque no tenga ni una amiga) como tartas para sus amigos y nunca, nunca, se mancha ni se despeina...ni juega diría yo.

Luego hay algunos personajes más de bulto, como la hermana del matón, una gordita friky que dibuja comics, o el niño "perfecto" que lo tiene todo... supongo que hartos de que el resto de personajes no tuvieran nada bueno han decidido que uno lo tuviera todo; guapo, listo, educado, estudioso, mañoso...vamos TODO. Parece ser que lo más normal del mundo es que una persona sea absolutamente perfecta y el resto no tengan ni una sola virtud.

Es una pena que envenenen a nuestros hijos con horas y horas de esta serie, de la que las conclusiones que pueden sacar son, cuanto menos, nocivas.
 ¿Si no le diríamos a nuestros hijos que es norma que haya violencia en el colegio, abusos y Buying, porque toleramos que una serie de dibujos se lo diga? Aunque no es lo único de la serie, sin duda es uno de los aspectos más graves que una y otra vez ponemos delante de los ojos de sus ojitos, un tipo de violencia cercana en la que cualquiera de ellos podría caer.