29 enero 2014

La heladera Taurus

Esta Navidad los Reyes trajeron a mis padres la heladera Taurus después de que mi padre, casi adicto a los helados, nos dejara caer que él quería pedirse la heladera del Lidl.
Como sabreis, en este tipo de supermercados los electrodomésticos son de campaña, no están siempre a la venta, por lo que los Reyes, por muy magos que sean, no se pudieron hacer con una de este sitio pero si le encontraron sustituta adecuada.
En Internet no hay demasiadas opiniones de este tipo de heladeras, pequeñas y sin compresor, así que la elegida, un poco a ojo, fue la Taurus.

Como he dicho no tiene compresor, es decir, que no es como las industriales o profesionales que tienen la capacidad de enfriar según realizan la mantecacion del helado.

Esta consta de el vaso helador, que hay que meterlo al congelador, si no me equivoco, 12 horas antes, la pala batidora y la tapa.
La capacidad es para 1.5 litros de helado, que no es demasiado pero sí más que suficiente para 6-8 personas, pues tened en cuenta que una tarrina convencional suele tener 1 litro.
Contiene libro de recetas, con varias de distinta naturaleza ( nata, vainilla, chocolate, frutas..) lo que además permite adaptarlas a otros ingredientes similares una vez se haya cogido el truco al aparato.
¿Y el resultado?
Bueno, pues el resultado en las dos pruebas que hemos hecho es bastante bueno, aunque siento no poder enseñaros foto.
Hemos hecho helado de plátano, siguiendo la receta, y quedó delicioso, muy cremoso, sin cristales de hielo y, en general, bastante profesional.
La segúnda prueba fue helado de fresas naturales; en este sí quedó algún cristal, deduzco que porque la fresa es una fruta con mucha más agua y sería conveniente emplear azúcar invertido en la receta.

Ventajas:
- Puedes hacer helados naturales, mucho más sanos.
- Hacerlos tu mismo sale mucho más barato.
- Puedes hacer del sabor que quieras, como y cuando quieras.
- El resultado, de momento, me parece bastante bueno.
- El aparato es económico y no ocupa demasiado.

Inconvenientes:
- Hay que invertir en la maquina.
-Ocupa espacio. Es otro aparato más de uso limitado.
- Hay que hacerlo y además lleva su tiempo.
- No se consigue acabado absolutamente profesional.
- Aún no se la durabilidad del aparato.

Puede merecer la pena para fans absolutos de los helados o en caso de intolerancias, alergias...pues la inversión es muy baja y el acabado es muy bueno. Si su uso se va a limitar a dos meses al año, 2 veces cada mes y/ o para hacer helados normales, no creo que merezca la pena.