23 octubre 2016

Alrededores de Munich: Neuschwanstein y el Monumento conmemorativo del campo de concentración de Dachau.




De los cinco días que pasamos por tierras germanas estuvimos tres en Múnich, que ya os conté aquí, y los otros dos los intentamos aprovechar al máximo aunque sin estrés y contando siempre con que, con niños, uno no va tan ligero de equipaje


Baviera

 


El domingo es un día en que todas las tiendas cierran en Alemania,  por lo que puede ser una buena idea visitar otras cosas de los alrededores, pero nosotros elegimos el lunes, en que el tiempo empeoraba en Munich pero no así en el sur, y fuimos a Neuschwanstein, el castillo que se dice inspiró a Walt Disney para sus parques y películas.

Baviera
Este lo erigió el Rey Luis II de Baviera, llamado el rey "loco" pues fue apartado del trono debido a que se le declaró no apto para gobernar, muriendo de forma no resulta en el Starnberger See, el cual podríais aprovechar para visitar si tenéis tiempo.

Mapa de München a Füssen

Neuschwanstein está a unos 120 kms, cerca de Füssen, pero tardamos casi dos horas en llegar pues las carreteras son comarcales. Merece la pena salir con tiempo, sin prisas, y disfrutar del itinerario, pues se pasa por pueblos con edificaciones clásicas de la zona, lugares con encanto que te transportan a los cuentos de nuestra infancia.

Recordad que en Alemania si hay limites de velocidad, que al pasar por lo pueblos estos límites se reducen y que hay radares, policías y multas, como pasa en todas partes. 

El recorrido inicial era Linderhoff - Neuschwanstein - Füssen, pero como los castillos cierran en invierno a las 16:00, un dato importante a tener en cuenta,  tuvimos que ir directamente al segundo y luego ir a Fussen a comer.



Antes el castillo se podía visitar libremente, pero ahora hay que ir dentro de un grupo con hora y audio guía,  según el idioma te darán una u otra hora para visitarlo.
Se puede reservar por Internet pero nosotros compramos allí las entradas sin mayor problema ya que llegamos a las 12:00,  y no tuvimos que esperar.


En el pueblo al pié del castillo, donde está la oficina de tickets, se puede dejar el coche en uno de los 4 parkings que hay al precio de 5 euros. El 4 es el más cercano a la subida al castillo pero también el más lleno.

Neuschwanstein
Una vez cogidos los tickets podéis subir en coche de caballos (desde luego no es mi elección la tracción a sangre en pleno siglo XXI), en autobús (no llega a 3 euros ida y vuelta y tarda muy poquito en subir) o a pie. Esta última opción descartarla con niños, pues es un recorrido a pie de unos 40 minutos con un empinada cuesta arriba.

Camino al castillo de Neuschwanstein

Neuschwanstein

El autobús no lleva a la puerta del castillo sino que habrá que andar 10 minutos para llegar, importante también a la hora de organizar la visita pues recordad que iréis en un grupo con hora de entrada.
Una vez lleguéis os darán la audioguia y tendréis que guardar la cámara porque las fotos, desgraciadamente, están prohibidas en todo el interior. Se puede entrar con mochilas pero no puestas en la espalda y los carritos de bebé no son buena idea ya que hay que subir y bajar escaleras de caracol en los torreones, así que mejor portabebés. 

Escaleras interiores de Neuschwanstein
La visita dura unos 20 minutos, como ya os he dicho se hace en un grupo guiado ,y se recorren las estancias más interesantes de castillo,  esto es,  salón del trono, habitación del rey, otras habitaciones, salones...para terminar en la tienda de recuerdos y pasar por las cocinas al salir. 

Vista desde el interior de Neuschwanstein

Después se recomienda subir al Marianbrucke, un puente donde se disfruta de las mejores vistas, aunque esta parte nos la tuvimos que saltar para no perder el ultimo autobús de bajada. 

En el pueblo, que es muy pequeñito, podréis comer, comprar recuerdos y pasear,  o bien podéis elegir Fussen para comer y pasear por el interior de sus murallas bajo la mirada de los Alpes, indescriptible.
Ojo con los horarios ya que en los restaurantes probablemente no os den de comer pasadas las 15:00h o incluso antes, olvidad los horarios españoles.

Baviera y al fondo Los Alpes
La mañana del día siguiente la aprovechamos más cerca de Munich y visitamos el Monumento conmemorativo del Campo de concentración de Dachau, abierto desde 1965 en lo que antes fue el campo de concentración, por iniciativa de sus supervivientes. 

Plano

Yo creo que no se puede visitar Alemania y Polonia sin ver un campo de concentración y, sin embargo, esta es la primera vez que hemos tenido uno cerca para visitarlo pues KZ Dachau está a solo 15 kms. de Munich. 
El horario de apertura es de 9:00 a 17:00h y la entrada gratuita

KZ Dachau















Dudé si ir con Amanda pero realmente no hay ningún problema, a ella le explicamos que íbamos a una antigua cárcel de una guerra que hubo hace mucho mucho tiempo, y con 4 años no tuvimos mayor problema.
Dachau se fundó en 1933, poco después de que Hitler tomara el poder, para albergar a los presos políticos, y sirvió de referencia para la creación del resto de campos de concentración de la Alemania Nazi. 


KZ Dachau

Para niños más mayores,  que entiendan mejor, que pregunten mucho y que ya lean si pueda ser más conflictivo pero, salvo las fotos del museo,  que pueden no visitarse,  y el crematorio y las cámaras de gas,  que también pueden evitarse fácilmente al estar en un extremo del recorrido, en el resto no hay nada que realmente pueda confundirles, pero para mí visitar Dachau sabiendo lo que es te deja el cuerpo y el alma del revés, no nos engañemos, así que desde los 5-6 hasta los 10-12 años yo lo evitaría. 

El lugar está muy preparado para visitantes. El coche se puede dejar en un parking que hay al lado,  no muy grande y gratuito en invierno. A pocos metros hay un polígono y un centro comercial con parking por lo que se puede encontrar aparcamiento cercano sin mayores problemas en caso de que estuviera lleno. 

El acceso al monumento es gratuito y en el centro de información se puede obtener un audio guía en cualquier idioma por 3.50 euros que hacen la visita más ilustrativa. Aunque penséis que lo sabéis todo, puede que aún os sorprenda la crueldad que se vivió en aquel sitio.

KZ Dachau

Se accede al patio central: a la derecha se ve el edificio principal actual museo,  y a la izquierda se han mantenido dos de los barracones donde estaban los prisioneros. 

KZ Dachau

Detrás se ven los huecos que ocuparon el resto de barracones y al fondo a la izquierda, cruzando el puente, se acceden a un pequeño patio donde están los edificios que albergan las cámaras de gas y crematorios.

KZ Dachau

KZ Dachau

Durante nuestra visita había colegios visitando con niños desde unos 12-13 años, al que quizá puede orientados si tenéis hijos de esa edad.

La visita entera incluyendo el museo puede llevar aproximadamente una hora y media.


Y así terminaron nuestros días en Munich, un viaje inolvidable que algún día esperamos repetir.