31 enero 2016

Iniciando a los niños en los juegos de mesa.



Una de las mejores formas de compartir tiempo en familia es recurrir a los juegos de mesa, a mi personalmente me pirran pero la diferencia de edades entre nosotros y Amanda nos complicaba la búsqueda así que después de buscar, preguntar y probar os puedo recomendar estos con los que disfrutar toda la familia.



UNO
El UNO es un juego de cartas muy sencillo y entretenido que descubrimos este verano. Se que para muchos es archifamoso pero nosotros no habíamos jugado jamás.
Si precio ronda los 10 Euros aunque siempre hay imitaciones por un par o tres pero eso si,  se nota la diferencia de calidad en cada carta a la hora de barajar,por ejemplo y en su durabilidad.

La baraja se divide en cuatro colores (rojo,  azul,  amarillo,  verde) y dentro de cada color hay cartas del 1 al 9 ademas de una carta que permite cambiar la dirección del juego, otra que hace que el siguiente jugador esté un turno sin jugar y otra que le obliga a robar dos cartas. 
Aparte hay comodines y cartas de cambio de color.



El juego consiste básicamente en quedarse sin cartas: se echan las cartas siguiendo bien el color o bien se puede echar el mismo numero que la carta anterior aunque sea otro color. Cuando a un jugador le queda una carta debe decir UNO o de lo contrario tendrá que robar dos cartas. 
Como veis la dinámica es muy sencilla y se coge enseguida, en un par de partidas lo tienen dominado.
Cuando se juega bastante les permite desarrollar estrategias y aprender a manejar los sentimientos frente a la derrota, la sorpresa o la frustración, pero lo más importante es que permite pasar un buen rato casi en cualquier parte.

DOBBLE
Otro juego de cartas bastante sencillo pero diferente al anterior. Este nos lo trajeron los reyes y si bien no ha tenido tanto éxito como el anterior también nos ha gustado.



Su precio ronda los 15 euros y consiste en una baraja redonda de cartas con dibujos metida en una lata muy práctica.
Vienen bastantes minijuegos perfectamente explicados pero todos con la misma base: todas las cartas tienen un dibujo en común entre si (varían los tamaños y el punto donde se localizan) y hay que localizar y nombrar en alto este dibujo en común entre nuestra carta y una central. Según el minijuego elegido cogeremos o soltaremos la carta.



Este juego es sobretodo de agudeza visual por lo que a veces puede notarse la diferencia de edad en esta agilidad pero en cuanto juegan varias partidas le cogen el truco y se vuelve más interesante para nosotros, aunque reconozco que a veces se coge carrerilla y hay que frenar y dejarles ganar un poco. 
Hay una versión kids pero nosotros como jugamos también con ella optamos por la adulta y no se la diferencia.

JENGA
Aunque es todo un clásico con mil versiones nosotros optamos por la de Imaginarium por ser más sencilla y divertida en diseño y es que consiste en las clásicas barras divididas en tres colores (rojo,  blanco,  azul) y con unas divertidas caritas en cada una y un  dado. Las barras son bastante más grandes que las que habitualmente se venden y el material es un plástico duro (pero no macizo) que a mi parecer dificulta un poco el juego pues como no pesan al sacar una se mueven más el resto.

Las barras sé colocan alternando colores y una vez colocadas se va tirando el dado,  retirando una barra del color que nos indica el dado y colocándose arriba de tal forma que la torre no se caiga. 
Pierde al que se le cae la torre. 
Aunque lo tenemos un poco más relegado reconozco que nos ha gustado y hemos disfrutado jugando.
Este juego permite trabajar la visión espacial y la destreza manual.


CARCASSONE 
Pero si ha habido una estrella ha sido el , Carcassone un juego de tablero que aunque se recomienda para niños mayores de 8 años, en su versión más básica nuestra hija de 5 años juega perfectamente e incluso desarrolla alguna estrategia. Al introducir alguna ampliación se le complica un poco más ganar pero eso no hace que pierda interés



El precio varia entre 20 y 50 euros en función de si se opta por la versión básica o si se coge con algunas de las diversas extensiones que posee. Nosotros optamos por esto último y aunque fue un poco a ciegas sin duda la decisión fue buena.


Tenemos una con 4 extensiones pero de momento jugamos solo con la básica y una ampliación sencilla que permite jugar hasta 8 jugadores e incluye 76 "baldosas", 8 seguidores para cada jugador y un tablero de puntuación.
El juego básicamente consiste en ir cogiendo baldosas por turno,  colocandolas de tal forma que encaje  con las anteriores (haciendo coincidir caminos,  ciudades o zonas verdes) y colocando un seguidor (muñeco de nuestro color) en esa baldosa (si se desea) que nos ayudará a puntuar cuando la ciudad,  el camino, el monasterio o la granja donde lo hemos colocado se cierren o se completen según se indica en las instrucciones.



En cuanto se juega una partida de coge rápidamente la dinámica tanto pequeños como mayores y resulta casi adictivo para ambos por las posibilidades de estrategia que nos va permitiendo aprender con cada nueva partida,  que suelen durar algo menos de una hora.
Como os he dicho al principio, es un juego genial y cada fin de semana como poco cae una partidilla. 


Como seguiremos ampliando nuestra colección, ¿nos recomendáis alguno más?