01 mayo 2014

Mantequilla casera dulce aromatizada con cardamomo y agua de azahar


Bueno pues lo de hacer productos caseros es otro de esos placeres de maruja de que os hablaba con mi descubrimiento de los Hakubaku, no sólo por la satisfacción de hacer algo tu mismo sino por hacerlo como te gusta, vivir el proceso y contrastar la diferencia con respecto a ciertas calidades que encontramos en el mercado.

La mantequilla es algo sencillísimo de hacer en casa, barato de hacer (pero también de comprar), rápido y que te asegura al 99,9% el éxito por lo súper sencillo del proceso.
A todos nos ha pasado alguna vez haber sobrebatido la nata en el proceso de montado y haber llegado a mantequilla, y puede que muchos (yo tampoco lo sabía) la hayáis tirado pensando que no sirve de nada ....Pues este es precisamente el proceso a seguir y si, claro que sirve, llegamos a mantequilla porque es mantequilla. La mantequilla no es más que nata que se ha batido hasta separar la moléculas de grasa y las de agua (suero de leche), obteniendo ambos productos totalmente válidos.
El suero de leche es lo que se conoce como Buttermilk en los ambientes reposteros y que a menudo hacemos cortando leche con unas gotas de limón; bueno pues esta es otra forma de obtener el buttermilk "de verdad" para esos panes o recetas que lo necesitan.

Ingredientes:
400ml de nata para montar 35% de materia grasa

Opcional para aromatizar:
Agua de azahar
Azucar glass o azúcar moreno o incluso miel
Cardamomo
Jenjibre fresco

Otras ideas: Ajo y perejil, sal de limon y ralladura de lima, sal de washabi, canela, limón y azúcar...

La nata debe estar muy fría (no congelada) y debe tener un mínimo de 32% de materia grasa (mejor 35%). Se introduce en un bol y se monta como para hacer nata montada. Una vez hemos llegado al punto de montado seguimos batiendo, vemos que se va poniendo amarilla, hasta que de repente se queda separado en las dos fases.





Se escurre bien la mantequilla y el suero se reserva.

Una vez que hemos escurrido muy muy bien la mantequilla, la mezclamos con lo que hayamos elegido.
Yo por una parte corte jengibre fresco en trozos muy pequeños y aromaticé una parte con jengibre y azúcar.
Otra parte de la mantequilla la mezclé con semillas de cardamomo, azúcar glass (una pizca) y agua de azahar. El agua de azahar no se va a mezclar bien con la mantequilla porque lógicamente el agua y el aceite no mezcla, pero hablamos de aromatizar por lo que mezclamos, mojamos y remojamos con un poco de este agua hasta que notemos un poco el sabor.
Se envuelve o se mete en los recipientes que queramos y al frío. Recordad que la mantequilla también puede congelarse por lo que, si tenéis nata que os va a caducar es una buena forma de aprovecharla.

El resultado, espectacular!