02 octubre 2013

Probando la crema SingulaDerm

Tenía este post en stand by hasta que madresfera estuviera otra vez en marcha pero bueno, como veo que parece que rueda de nuevo, no quiero demorarme mas en publicarlo.
La posibilidad de probar una crema me encanto, como ya he comentado, me pirra probar cosas, especialmente cosméticos o productos infantiles, y cuando me llegó el paquete, compuesto de crema y cápsulas antiedad, me quedé impresionada.
La primera impresión fue muy buena: caja transparente, envase de colores claros, sin estridencias...da sesensación seriedad y limpieza.
Enseguida me apresure a abrir la crema e hice la primera prueba: textura fina, no pringosa ni espesa ni aceitosa. Me gustó (y me gusta) la sensación que deja de frescor, tersura y elasticidad.
No me gustó el olor, pues me evocaba a una mezcla de dentista y hospital, aunque no era fuerte y enseguida desaparece se percibe un rato.

Desde ese día ha pasado casi un verano, y he apreciado que si bien tengo 33 años y pocas arrugas, que se reducen a pequeñas marcas de expresión, noto que la piel resplandece y que queda elástica pero tersa. Esto se acompaña de las cápsulas, que no parecen tener contraindicaciones y ayudan a aumentar esa elasticidad.
Una pequeña aplicación del producto es suficiente, lo que lo hace duradero y de muy fácil absorción, permitiendo aplicar el fondo de maquillaje sin largas esperas de secado de crema o desperdiciando productos o, lo que es peor, llevando sobre la piel una capa que hasta pese.
En general me ha gustado mucho, ha cumplido mis expectativas y creo que, si bien el precio es un poco alto en comparacion con lo que podemos encontrar en el mercado, veo que su duración puede ser algo superior.
Creo que puede merecer la pena valorarla por vosotras mismas!